El amparo contra la reforma previsional ya llegó a la Cámara de Seguridad Social

La demanda insistió en que los nuevos porcentajes son confiscatorios y que la jueza debió haber calculado cuánto dinero percibirá un jubilado al cabo de la suma de dos trimestres. La Sala III deberá entender en el caso, antes de que intervenga la Corte.

El segundo capítulo judicial en la batalla por la reforma previsional ya comenzó a dirimirse en la Cámara Federal de la Seguridad Social. Inmediatamente después del fallo que rechazó un amparo para declararla inconstitucional, el demandante a título individual pero como primer precedente- interpuso una apelación que deberá ahora resolver la Sala III de ese Tribunal. Con el objetivo de que se suspenda la aplicación, el caso se ha convertido en una carrera contra el tiempo ante la inminente decisión en los amparos colectivos que fueron concentrados en un mismo juzgado. Primero se deberá correr vista al Ministerio Público Fiscal y luego recién los camaristas analizarán si ratifican la constitucionalidad de la ley, o si conceden el amparo. La estación final del pleito será la Corte Suprema de Justicia.

Advertisement

Miguel Ángel Fernández Pastor apeló la sentencia de la jueza Adriana Cammarata y rebatió los argumentos acerca de que el nuevo índice para el cálculo de haberes fuera confiscatorio y afectara la progresividad del sistema de Seguridad Social. De acuerdo al escrito al que tuvo acceso Ámbito Financiero, se citó jurisprudencia de la Corte que afirma que “cuando la aplicación retrospectiva de una ley nueva priva a alguien de algún derecho ya incorporado a su patrimonio, el principio de la irretroactividad asciende a nivel constitucional para confundirse con la garantía de la inviolabilidad de la propiedad”.

La apelación cuestionó el argumento del fallo acerca de que los porcentajes de incremento no son comparables porque ahora los aumentos son trimestrales en lugar de ser semestrales como la antigua ley de movilidad jubilatoria. Por esto, Cammarata sostuvo que no era “confiscatoria” de los haberes. Fernández Pastor alegó que entre el 14,5% de suba que hubiera recibido con la norma anterior y el 11,5% que recibirá sumados los trimestres de marzo a junio acumulado la “merma” en las jubilaciones supera el criterio del 15% que la Corte ha considerado como “confiscatorio” en materia previsional. Sostuvo que mediante un ejemplo de cobro de $10.000 la poda al final del período entre lo que hubiera percibido y la fórmula actual oscila en el 40% de recorte.

La Sala III está compuesta por los camaristas Néstor Fasciolo, Martín Laclau y Rodolfo Milano. Fue el mismo tribunal que dividió el reclamo de Fernández Pastor del resto de las demandas, concentradas en el juzgado de Fernando Strasser, con quien el exfuncionario de ANSES mantuvo un público enfrentamiento. La causa individual ya avanzó varios casilleros y se adelantó a la decisión de Strasser que, a pedido de la ANSES, consintió aceptar la acción de clase en todo el país. La Casa Rosada tiene monitoreado el devenir de esta batalla judicial, predecible tras el desgaste político que implicó para el oficialismo su aprobación en el Congreso. La ausencia de bloqueos judiciales es considerada esencial por la gestión de Cambiemos.

“No sólo incumple con lo ordenado por el Supremo Tribunal, sino que violenta el principio de razonabilidad, al sostener que la confiscatoriedad no existe en el presente, siendo que, la simple comprobación fáctica de lo que la misma Jueza propone, demuestra lo contrario”, acusó el demandante a la jueza que el martes rechazó la acción de amparo. Señaló que no puede hacer conjeturas en materia de la Seguridad Social.

A su vez, la apelación alertó que se reserva la posibilidad de accionar ante la Corte Suprema (algo que seguramente ocurrirá este año) e incluso de acudir a organismos internacionales por considerar que se encuentran vulnerados tratados de raigambre constitucional.

Advertisement
FuenteAmbito
Compartir