Sin concesiones: la Ley de Responsabilidad Fiscal se cumple o habrá sanciones

El Gobierno nacional rechazó el pedido de las gobernaciones para no tener en cuenta el arrastre salarial del año pasado con las paritarias 2018. La respuesta fue que Nación no aliviará ley fiscal para dar mayores subas, y ahora crece la preocupación de los gobernadores por el 'techo' que impone normas a las pujas con los gremios.

Reunión del del Comité Ejecutivo del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal.

“No marcaremos pauta ni habrá excepciones a ley”, les contestaron a los representantes de las provincias que asistieron al encuentro celebrado este jueves en la Casa de Salta en Buenos Aires en el marco del Comité Ejecutivo del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal, según lo señala ámbito.com

Advertisement

Del encuentro fueron de la partida funcionarios de las 17 provincias adheridas a la ley, mientras que por la vereda nacional asistieron el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena; el subsecretario de Presupuesto, Alejandro Gallego y, por la cartera de Interior, el secretario de Provincias, Alejandro Caldarelli, y el subsecretario de Relaciones con Provincias, Paulino Caballero.

Incumplir será penado
Entre otros ejes, analizaron la metodología para la aplicación de las nuevas reglas fiscales, con las cuales se medirán a partir de este año los parámetros con los que se evalúa el cumplimiento del régimen de Responsabilidad Fiscal.

En medio del final abierto en las negociaciones contrarreloj de los gobernadores con los docentes, la Casa Rosada mostró una línea dura ante los enviados económicos de los mandatarios; y enfatizó que no flexibilizará la Ley de Responsabilidad Fiscal – que impone severas metas de control del gasto – para permitirles otorgar mayores subas salariales (lo que destrabaría las paritarias locales).

Varios titulares de los Ejecutivos provinciales pidió en los últimos días no contemplar el efecto arrastre de las subas 2017 a la hora de calcular el margen que esa norma les otorga para definir los incrementos de este año, a partir de la obligación de no aumentar el gasto primario corriente por encima de la inflación, pautada en el 15,7%.

En despachos provinciales apostaban a cosechar algún guiño a este planteo, pero los funcionarios nacionales cultivaron un perfil duro.

Sin flexibilización
“Hubo algunos pedidos de flexibilizar el tema de qué se va a tener en cuenta a la hora de medir las pautas de gasto, pero no vamos a empezar con las excepciones porque si no la ley se convierte en una herramienta sin utilidad”, argumentaron ante Ámbito Financiero desde despachos nacionales,

También enfatizaron que la Casa Rosada “no marcará ninguna pauta de aumento salarial” y que “el margen de cada provincia para definirlo va a correr por cuenta de cada una, pero siempre acompañado del cumplimiento de la ley”.

El riesgo es grande para los gobernadores, porque hay penalidades por incumplir la nueva Ley de Responsabilidad Fiscal, sancionada en diciembre pasado, como la no autorización a endeudamientos y restricciones en las transferencias discrecionales de Nación, bajo la bandera de profundizar la embestida contra el achique del déficit.

“No va a haber ninguna excepción en el cumplimiento de la ley, como no tener en cuenta el efecto arrastre de los incrementos salariales del año pasado para el cálculo del déficit”, agregaron.

A la hora de graficar el planteo de algunas provincias, explicaron que si una provincia hipotéticamente no otorgara aumento salarial en todo el año y activara uno del 15% en diciembre, el arrastre salarial para el año siguiente sería del 15%, porque “se calcula el costo salarial acumulado en el año”. “Sin dar aumento, ya habría un crecimiento del costo en personal cercano al 15%”, explicaron.

Advertisement
Compartir