La carga que se arrojó en Antequeras fue en una ‘chanchería’ y no en un basural

Las imágenes captadas por las cámaras de CIUDAD TV a unos 500 metros al norte de la rotonda de acceso al Puente Belgrano, finalmente fueron admitidas por la jefa comunal de Barranqueras. Señalando que, "sólo fueron dos camiones" recolectores, los que fueron a depositar sus cargas, por una decisión circunstancial de los operarios municipales. "No se repetirá", aseguró.

Un 'basurero ilegal', sumergido por el agua de las lluvias.

En contacto con RADIO CIUDAD y CIUDAD TV, la intendenta Alicia Azula explicó, primeramente, señaló que – en medio de la emergecnia hídrica – el municipio de la ciudad portuaria no tenía terrenos donde enterrar la basura que sus camiones recogen diariamente.

Advertisement

Por lo que, en ese momento (varios días atrás), “depositábamos la basura, para luego enterrarla, en un predio que estaba ubicado al norte de la ciudad entre la rotonda del Puente y el río Negro”. “Pero debo aclarar que cualquier lugar de Barranqueras donde se deposita la basura, es un impacto ambiental negativo; porque nosotros estamos en el valle inundable del río Paraná”, agregó.

“Cuando el nivel del río está alto no tenemos dónde depositar la basura, ni bien ni mal”, sostuvo la intendenta. Explicando que también gestionaban la posibilidad de utilizar como depósito unos campos de la familia Novelli al sur de Barranqueras. “Y ahí tenemos la resistencia de un grupo de vecinos que, el sábado pasado, se reunieron con nuestro secretario de Obras Públicas; pero hoy, gracias a la muy buena voluntad del intendente de Fontana, estamos realizando allí la disposición de los residuos que implica una logística a la que no estamos preparados”, destacó Alicia Azula.

El episodio de Antequeras
Consultada al respecto, la intendenta de Barranqueras indicó que en el lugar denunciado como un basurero ilegal – 500 metros al norte de la rotonda dle Puente Belgrano – “funciona una chanchería. Históricamente, los camiones le llevaban alguna carga a una similar que estaba en la zona sur de la ciudad y que luego se eliminó. Ocurrió que, en medio de la emergencia hídrica y las lluvias, tomaron una medida informal de llevarles dos viajes; pero eso no ocurrió más.

Azula reconoció que el episodio del empantanamiento de uno de los camiones que trataba de ingresar a la ‘chanchería’ y el esfuerzo al que hubo que apelar con otras máquinas y personal, “hizo que tomemos el conocimiento del hecho y se tomen todos los recaudos para que no lo vuelvan a hacer y se les llame la atención a los empleados municipales”.

Sosteniendo que el momento de coyuntura que atravesaba la comuna pudo incidir en una decisión que solo trajo queja de vecinos y una situación institucional no deseada.

Advertisement
Compartir