La encargada de la quinta del ministro Triaca difundió un audio con insultos del funcionario

Sandra Heredia denunció ayer que Triaca la despidió sin causa, que trabajó tres años en negro y que la hizo entrar como empleada en la intervención del SOMU. Voceros del ministro sostuvieron que en verdad era empleada de su hermano.

La casera de la quinta de la familia del ministro de Trabajo Jorge Triaca, Sandra Heredia, denunció ayer en los medios que fue despedida sin causa ni previo aviso, luego de más de cinco años de trabajo no registrado, y difundió un audio de WhatsApp en el que es insultada por el funcionario. Además, afirmó haber obtenido un empleo en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) gracias al ministro, quien luego utilizó las redes sociales para pedir disculpas por el “exabrupto”.

Advertisement

Sandra sostuvo que, desde fines de 2012, era casera en la quinta que los Triaca tienen en la localidad bonaerense de Boulogne, pero que realizaba tareas full time para toda la familia. Según afirmó la ahora ex empleada en diálogo con el canal Crónica, su relación laboral fue “en negro” desde entonces hasta 2015, cuando 20 días antes de las elecciones presidenciales la blanquearon parcialmente en relación de dependencia con Carlos Triaca, hermano del ministro. Sandra aseguró que sólo cobraba en blanco la mitad de sus haberes, también que en cinco años sólo una vez se tomó vacaciones. En las redes se difundió un recibo de sueldo en el que figura Carlos Triaca como su empleador desde 2015.

Respecto a las razones de su despido, Sandra explicó que “en el papel que me querían hacer firmar decía que no había causa”. Según relató, el sábado 6 de enero el cuñado del ministro y abogado de Carlos Triaca, Sergio Borsalino, le dijo “se termina un ciclo, quedate tranquila que te vamos a seguir dando trabajo, sabes que tenemos otros sindicatos intervenidos, te vamos a indemnizar con 66 mil pesos”. Además, afirmó que Borsalino le dijo que la esperaba el lunes en la quinta con el telegrama de renuncia y la plata para entregarle luego de la firma.

Sandra también denunció que no la dejaron retirar sus cosas, ni su perra, de la casa que habitaba todos los días en la quinta, hasta que amenazó, abogado mediante, con denunciarlos por retención indebida. Una vez que pudo ir a retirarlas, declaró que se encontró con dos custodios del ministro que “le quisieron hacer firmar un papel de baja de la AFIP” como condición para permitirle llevar sus cosas. La cerradura de la casa había sido forzada. Por su parte, el abogado agregó que su clienta cuenta con pruebas como para ganar un juicio sin dificultad, que darían cuenta de que el ministro tiene una extensión de su despacho en la quinta: “a Sandra le mandaba mensajes la secretaria del ministerio. No era servicio doméstico como quieren hacer creer, manejaba su agenda post ministerio”, afirmó a Crónica TV.

Sandra también informó que cuenta con un contrato en el SOMU, como delegada interventora, que habría conseguido gracias al ministro en abril del año pasado, según relató ayer en diálogo con Radio con vos. Pero “la prioridad para ellos era la quinta, si tenía que largar el SOMU lo largaba”, indicó.

En el audio que la mujer difundió se escucha la voz del ministro decir: “¡Sandra no vengas eh! No vengas porque te voy a mandar a la concha de tu madre! ¡Sos una pelotuda!”. Según afirmó la ex empleada, el audio es de semanas atrás y el enojo del ministro se debía a que ella se había demorado 15 minutos en llegar a la quinta para abrirle el portón.

Cuando el tema ya había tomado repercusión, Triaca subió un tuit pidiendo disculpas por “el exabrupto que circula en un audio” que se dio “en el marco de un diálogo personal”. “No condice con mi manera de actuar ni refleja mi forma de ser, y lamento que haya sido utilizado para sacar rédito de él”, agregó.

En tanto, voceros del ministro desmintieron las acusaciones de Sandra Heredia e insistieron en que no era empleada de Jorge sino de Carlos Triaca. “Jorge no tenía idea del vínculo laboral que tenían entre ellos, pero sí la conocía”. Además, agregaron que “el audio no tiene nada que ver con el despido. La desvinculación fue por parte de Carlos, por otros asuntos”. También desmintieron que el ministro haya intervenido para que ingresara al SOMU.

Por su parte, el hermano del ministro y supuesto empleador, Carlos Triaca, afirmó que Sandra era empleada suya y que estuvo en blanco “desde el primer minuto”. Aunque sostuvo no querer usar la palabra “robo”, aseguró que hubo faltantes en la quinta mientras Sandra trabajaba allí y que evitaron hacer la denuncia formal porque ella “tiene una enfermedad psíquica”. El motivo del despido, expresó, fue el mal clima en la relación que generaron esos faltantes. Ante la consulta de si consideraba correcto el audio enviado por el ministro dijo “obviamente que no” y agregó que “no refleja la personalidad de Jorge, él lucha mucho día a día contra este tipo de agresiones. La frase está sacada de contexto”.

Advertisement
FuentePágina/12
Compartir