Breve mensaje del Papa Francisco a la Argentina: “cálidos augurios” y “recen por mí”

El sumo pontífice lo envió atravesando territorio aéreo argentino, en un telegrama protocolar. El avión de Alitalia que trasladaBA al papa Francisco a Santiago de Chile ingresó al espacio aéreo de la Argentina, a las 17.08, tras 12 horas y 14 minutos después de su partida, desde Roma, este lunes.

El Papa con Macri, en ocasión de la visita del presidente.

El Papa Francisco envió sus “cálidos augurios” y bendición a Argentina al sobrevolar su territorio este lunes, sin precisar la fecha de una eventual visita al país natal.

Advertisement

“Les pido por favor a todos ustedes que no se olviden de rezar por mí”, indica el mensaje del papa argentino al pueblo de su país, sobrevolado por el avión papal camino a Chile, donde era esperado para una visita de tres días antes de viajar a Perú el jueves.

El mensaje es un telegrama protocolar que Su Santidad envía a los países por los que pasa con su avión cada vez que realiza un viaje apostólico, pero que en el caso de su tierra natal cada palabra y cada línea tiene una lectura diferente.

El avión de Alitalia que traslada al papa Francisco a Santiago de Chile ingresó al espacio aéreo de la Argentina, a las 17.08, tras 12 horas y 14 minutos después de su partida, desde Roma, este lunes.

De hecho, el periodista Sergio Rubin subrayó en su crónica publicada en Clarín la “expectativa” que hay sobre “el telegrama de salutación al presidente y los argentinos que enviará cuando sobrevuele su patria”.

“Este telegrama es de práctica cada vez que pasa por un país, pero esta vez, según el vocero papal, Greg Burke, no será protocolar como habitualmente. ‘Será interesante’, disparó enigmático”, resaltó el cronista y agregó: ¿Llamará a la unidad de sus compatriotas para abonar las condiciones que destraben su visita al país? ¿Dará alguna pista de su venida como especulan los observadores más osados?“.

Más allá de las especulaciones, el papa Francisco envió un telegrama al presidente de Italia Sergio Mattarella, apenas despegó del aeropuerto de Fiumicino. Se trató, en este caso, de un “saludo respetuoso” y el deseo de “bienestar espiritual, civil y social del pueblo italiano”, como así también el envío de una “bendición apostólica”.

Advertisement
VIAclarin.com
Compartir