Caso Casalboni: su expareja ratificó la denuncia por abuso sexual y presentó más pruebas

En la mañana del martes y ante la fiscal Liliana Lupi, antes de la declaración de Carlos Casalboni, hizo lo propio Adriana Asselle, ex esposa del intendente de Quitilipi y denunciante. Ratificó todo lo dicho en la denuncia que llevó a Casalboni a estar en prisión por abuso sexual. Además, agregó detalles de lo ocurrido el día que sucedieron los hechos.

El abogado querellante, Miguel Lukach.

Asselle declaró a pedido de la querella, a cargo del abogado Miguel Lukach, quien solicitó la ampliación de la declaración de la mujer. Sumado a su testimonio, se incorporaron algunos elementos documentales como medios probatorios, como mensajes de textos recibidos. Debido a la hora, se debió suspender la audiencia, pero continuaría entre este miércoles y el jueves.

Advertisement

Para el abogado defensor de la mujer, “los delitos indilgados a Casalboni son lo que realmente se denunció oportunamente, así que vamos a ver si la fiscal continua la investigación en el marco que nosotros planteamos”.

Lukach explicó que según la declaración de su defendida, “el hecho se inició cuando Casalboni ingresó al domicilio donde ella habita. Allí se produjo una situación de violencia y reclamo: una situación de violencia de género con lesiones. Luego, ella alcanza a salir del lugar y se tuvo que ir a otro hogar para no ser encontrada, porque de acuerdo al relato, ella dice que ya vivía todo tipo de violencia con Casalboni. Luego detalló todo lo que ocurrió ese día”.

El abogado señaló que “en este caso estaban separados de hecho y ocurrió alguna situación no querida por el imputado; en consecuencia se produjo esta situación violenta”.

Al ser consultado sobre lo que motivó la denuncia que pesa sobre Casalboni, dijo Lukach que “nunca hay un móvil para una situación de violencia, porque ninguna persona puede ejercer violencia sobre otra. Yo entiendo que de acuerdo al relato y a lo que se narró y se fue describiendo en la denuncia como en la testimonial fue que Casalboni pretendía tomar posesión de un inmueble donde vive la víctima y en virtud de ese inmueble hay un acuerdo de voluntades, un convenio suscripto por ambos, porque estaban por hacer el trámite de divorcio”.

En cuanto a las pericias médicas y los informes médicos forenses, expresó: “Están acreditadas las lesiones, agravadas por la situación de ambos, como así también está acreditado claramente y de manera enfática un presunto abuso. Por eso, más allá de las testimoniales que se puedan llevar adelante, de declaraciones de distintos personajes municipales o no, los elementos puntuales y consignados en el informe médico son contundentes”, sostuvo Lukach.

Para finalizar, agregó que “en este tipo de figuras penales, lo consignado en el informe médico es fundamental importancia, cuando hablamos de lesiones, de abuso sexual, el informe médico es contundente. Más allá de las pruebas que se puedan cotejar, digo que son contundentes porque siempre ese tipo de hechos se dan en un ámbito privado, un abuso sexual no se da en un ámbito público”.

 

Advertisement