Senadores chaqueños del peronismo cuestionaron la reforma tributaria y el Presupuesto 2018

Con diversos matices, los senadores chaqueños Eduardo Aguilar y María Inés Pilatti Vergara expresaron su rechazo a los proyectos de ley impulsados por el gobierno de Mauricio Macri referidos al Presupuesto 2018, la Reforma Tributaria y la Prórroga del Impuesto al Cheque. EXPOSICIONES COMPLETAS EN VIDEO.

En un tono más político, la senadora Pilatti Vergara –que integra el bloque del FpV-PJ junto a la expresidenta Cristina Fernández- criticó duramente las reformas económicas del gobierno nacional, volvió a cuestionar el acuerdo fiscal y alertó que significa una mayor dependencia y erosión de la autonomía provincial. “Mi voto es negativo porque no les creo, porque sistemáticamente han mentido y han hecho promesas que no cumplieron”, y aclaró que el ‘reformismo permanente’ que ellos mismos acuñaron, sigue la misma línea – hipócrita – de señalar falsos objetivos, “pues la reforma que proponen no es otra cosa que un gran paquete de ajuste con lo que le dan un nuevo y más gráfico sentido a la palabra cinismo”, afirmó.

Advertisement

En la misma línea sostuvo que ninguna de las medidas que se han tomado desde el Ejecutivo – y que se han opuesto oportunamente- han dado resultados que beneficie al pueblo argentino. Asimismo, agregó “no bajamos la inflación, no tenemos superávit fiscal; no logramos contener siquiera el empleo, ni hablar de sumar nuevos puestos de trabajo. No quisiera ser pesimista, pero creo que esto termina de dos formas: mal o muy mal” aseguró.

En este sentido se mostró preocupada por los temas en tratamiento y aclaró “todo tiene que ver con todo, esta reforma tributaria tiene que ver con la reforma previsional y con la laboral, y todas son ejes del famoso Pacto Fiscal”.

Sobre este tema, Pilatti Vergara afirmó que “Ese consenso, esa responsabilidad, ambos en materia fiscal, no significan otra cosa que aumentar la dependencia y erosionar aún más nuestra autonomía” y recordó que Ingresos Brutos y Sellos, suman entre el 85% y el 90% de nuestra recaudación provincial dependiendo del trimestre, sumado a los tributos FSP que también deben eliminarse y son otro 3,5% de la recaudación. “El único significado posible, ante esta información brindada, es que la provincia va a caer en su recaudación por lo menos 50% en los años venideros” sostuvo.

“Este pacto fiscal está atados al cumplimento de las metas a las que se compromete el Estado Provincial, ¿Qué pasa si no aprueba el examen la provincia? ¿Si el ajuste no es el que esperaban? El resultado es que, sin la compensación, la provincia puede perder más de 3000 millones de pesos en ingresos tributarios autónomos a partir del 2019. Espero que nuestro Gobernador sepa, que los trabajadores no pueden ser la variable de ajuste”.

En esta línea manifestó que a poco de firmar el pacto fiscal se dejó sin trabajo a 900 becados de la provincia para estar en línea con las ‘metas propuestas’. “Son 900 trabajadores precarizados del Estado, que no van a tener que llevar a su mesa estas fiestas. No hay pacto, no hay razón, no hay promesa que valga, si en el medio queda la gente; los compatriotas a quienes nosotros debemos nuestra representación”.

“Tengo muy en claro a qué sector represento, y ese sector es el que hasta la fecha se ha visto muy perjudicado por todas y cada una de las medidas que a lo largo de estos dos años ha tomado el gobierno nacional”, declaró la legisladora.

Por último, la senadora hizo referencia a la ley de leyes y puntualizó: “Del presupuesto no cabe mucha divergencia argumental, tienen el derecho de confeccionar el presupuesto y sus orientaciones de una manera congruente a sus convicciones y consecuente con sus acciones predecesoras: por eso sube en términos reales más del 40% los servicios de la deuda pública, caen más del 40% los fondos para energía o premian con aumentos al Ministerio de Seguridad (6%) o Defensa (3%)” concluyó.

Aguilar: “Con tantas asimetrías regionales no podemos votar impuestos uniformes”

Por su parte, el senador y ex ministro de Economía del Chaco, Eduardo Aguilar, cuestionó que las medidas económicas que impulsa el gobierno nacional se pretenden aplicar de manera uniforme en todas las provincias del país profundizando así los desequilibrios estructurales ya existentes entre las distintas regiones de la Argentina y, fundamentalmente, en detrimento de provincias como la del Chaco.

En ese contexto, Aguilar expresó que “si el Presupuesto es la expresión de la política económica del gobierno, requiere reformas profundas y la reforma fiscal, que estamos dispuestos a acompañarla, si se admiten modificaciones que permitan diferenciar impuestos a nivel regional. Caso contrario, en este país de tantas asimetrías regionales entiendo que no podemos votar a favor impuestos uniformes”.

“Hay un país que no es un país, que es al menos dos países. En ese país a nosotros se nos pide que votemos impuestos uniformes para toda la Argentina. Es algo que carece del más mínimo sentido común”, señaló el senador chaqueño. Y cuestionó que se pretenda que los aportes patronales de una empresa de Santiago del Estero, Chaco o Salta “bajen al mismo nivel que los de una empresa de la Capital Federal o que la inversión en innovación tenga crédito fiscal lo mismo para una pequeña y mediana empresa del NEA y del NOA que para una empresa de la Capital Federal”.

Aguilar coincidió en que hay que bajar impuestos y aportes patronales pero advirtió que “el costo del salario obviamente determina la capacidad de generar empleo, si el país crece de manera estable; si el país no crece de manera estable obviamente nadie va a establecer relaciones laborales de largo plazo”.

“Esas decisiones se tienen que tomar para consolidar y cohesionar el tejido producto y social de la Argentina, y no al contrario”, recalcó el senador chaqueño.

“Ni una matriz liberal de pensamiento que diga bajemos la inflación, pongamos reglas de juego parejas para todos, generemos presión de competencia a través de la apertura y que compitan los más aptos nos va a dar desarrollo, ni una matriz que desprecie los equilibrios macroeconómicos y que crea que el desarrollo va a ocurrir simplemente porque aumentemos el gasto público y lo dirijamos fronteras adentro por el cierre de la economía. Ninguna de esas dos matrices, que son las que han estado vigentes en la Argentina durante las últimas décadas, le va a dar desarrollo a este país. Ambas coinciden, más allá de la diferencia de retórica, en el que el desarrollo debería ocurrir de manera espontánea: gastemos más, va a ocurrir el desarrollo; abramos la economía, va a ocurrir el desarrollo. No es así, en veinte años nos vamos a dar cuenta que nuestras cadenas de valor siguen estancadas”, fundamentó.

 

 

Advertisement
Compartir