Fletes para productores salteños podría reducirse un 40% saliendo por Barranqueras

En la campaña 2016-2017, a productores de Salta les costó cerca de $2.900 millones llevar sus cosechas de soja, maíz y trigo, por tren, a las terminales portuarias de Rosario (Santa Fe). El gigantesco gasto en fletes se reduciría en al menos un 40% si el Ferrocarril Belgrano, el puerto chaqueño de Barranqueras y la Hidrovía del Paraná pudieran aprovecharse.

Ferrocarril Belgrano Cargas.

Aún sin poder contar con esas estratégicas herramientas, el agro de la región NOA deberá afrontar en 2018 una suba en los fletes del orden del 25 al 30 %, según estimaron consultores de la Sociedad Rural de Salta a el diario El Tribuno.

Advertisement

La Asociación de Productores de Granos del Norte (Prograno) informó que en la anterior campaña los fletes representaron el 29% en la estructura de gastos de la soja, el 40,2% en el trigo y el 46,3% en el maíz. En promedio, el precio del transporte de granos en camión, desde Salta hasta Rosario, fue de 70 dólares por tonelada.

En la actualidad, menos del 5% de la producción de granos de esa provincia llega a los puertos por ferrocarril. La red de trocha angosta, que en los tiempos de auge conectaba a 14 provincias con los puertos del litoral y Salta, en particular, con Chile y Bolivia, terminó en un estado calamitoso.

Muchos de los ramales de la región siguen inoperables y los que se utilizan apenas permiten a las formaciones del Belgrano Cargas circular a velocidades máximas de hasta 15 kilómetros. La velocidad no es el principal problema, sino la falta de confiabilidad del servicio.

El sistema tiene 1,5 descarrilamientos por día y pocos cargadores están dispuestos a confiar el transporte de sus producciones ante semejante promedio de riesgo.

Las formaciones del Belgrano Cargas transportan actualmente menos de un millón de toneladas, principalmente desde las provincias del NOA. En la estatal Trenes Argentinos esperan que hacia 2020 la red de trocha angosta mueva al menos 4 millones de toneladas, un volumen que solo podrá alcanzarse si el servicio ferroviario recupera la confiabilidad perdida con los 1.600 kilómetros de vías nuevas que le permitirían operar, de modo seguro, con velocidades de 30 a 40 kilómetros por hora.

“En los ramales de Salta aún no se vio un solo kilómetro de las nuevas vías licitadas en el marco del Plan Belgrano, por lo que el objetivo sigue lejos”, sentencia el periódico salteño.

 

Advertisement
Compartir