Campesinos denuncian que policías los golpearon y amenazaron de muerte en El Impenetrable

“Así que vos sos Hugo Loyola”, le dijo un agente policial al dirigente del Frente Nacional Campesino mientras le apuntaba a la cabeza con su pistola 9 mm. Fue este lunes 18, en la zona rural de El Sauzalito, luego de una reunión de organizaciones campesinas. También fue agredido el dirigente Pedro Palavecino.

Denuncian agresiones y amenazas de muerte de policías contra dirigentes campesinos

Compartimos la nota enviada a la redacción de CHACO DIA POR DIA.COM por el Frente Nacional Campesino:

Advertisement

El día lunes 18 de diciembre a las 16:15 hs. aproximadamente, luego de realizarse una reunión de campesinos en el Paraje Los Toldos, en El Impenetrable, la policía de la Provincia del Chaco intercepto en la ruta provincial Nº 33, a la altura del cruce de la picada “La Petrolera”, jurisdicción de la localidad de El Sauzalito, a Hugo Loyola, dirigente del Frente Nacional Campesino junto a cuatro compañeros y compañeras del FNC, entre ellos una niña menor de edad.

Los efectivos de la policía pertenecientes a la subcomisaria de la localidad de Comandancia Frías increparon a Pedro Palavecino y a Hugo Loyola y, posteriormente, amenazaron de muerte a Loyola colocándole una 9 milímetros en la cabeza mientras le decían “así que vos sos Hugo Loyola” en un claro ensañamiento por parte de la fuerza del Estado para con el dirigente campesino. Loyola fue demorado, golpeado, amenazado de muerte con un arma por parte de los efectivos y luego fue herido con balas de gomas en sus piernas.

En ese momento de los sucesos llegaron al lugar miembros del FNC, los cuales fueron increpados por la policía y fueron requisados por los mismos. Debido a la presencia de miembros de la organización se pudo evitar la detención de Hugo Loyola y Pedro Palavecino, los cuales sin motivo alguno fueron demorados, interrogados, golpeados y amenazados de muerte.

Exigimos justicia y el fin de la persecución de las y los líderes campesinos, ya que esto representa una clara violación de los derechos humanos y una vulneración constante de sus derechos.

Advertisement
Compartir