Para el Superior Tribunal, Víctor Cindric no fue torturado antes de su muerte

La Sala Penal del máximo tribunal del Chaco hizo lugar a los recursos de casación y modificó la calificación de los delitos por los cuales seis policías fueron condenados por torturar hasta su muerte al joven en la Comisaría de Tres Isletas. Deberán dictarles una nueva condena y podrían quedar en libertad.

Tres Isletas se movilizó para exigir justicia por la muerte de Víctor Cindric

La tortura no existe en el Chaco: ese parece ser el mensaje que decidieron dejar para fin de año los integrantes de la Sala Segunda en lo Criminal y Correccional del Superior Tribunal de Justicia, Emilia María Valle y Rolando Ignacio Toledo. Es que los ministros decidieron rebajar la calificación penal a los seis policías condenados por la brutal agresión contra el joven Víctor Hugo Cindric que derivó en su muerte el 17 de septiembre de 2014 en la Comisaría de Tres Isletas y podrían quedar a un paso de ser liberados cuando el tribunal les dicte una nueva pena. Todo ello se desprende de la parte resolutiva de la sentencia Nº 230 dictada el 14 de diciembre pasado, a la que tuvo acceso CHACO DIA POR DIA.COM.

Advertisement

En marzo de este año, los agentes Ernesto Catalino López, Héctor Fabián Méndez, Diego Juan Gallardo, Alfredo Fabián Dorado fueron condenados a prisión perpetua por la Cámara Primera en lo Criminal de Presidencia Roque Sáenz Peña al hallarlos culpables del delito de “tortura seguida de muerte”. Fue la primera vez que policías en actividad fueron condenados por ese delito. Sin embargo, ahora la Sala Penal del STJ decidió modificar la calificación y determinó que se les fije una nueva condena respecto al delito de “vejaciones agravadas por el uso de violencia y con fines de venganza y homicidio preterintencional, en concurso real”. La pena para ese delito va de 2 a 9 años de cárcel. Con el tiempo que llevan detenidos, los cuatro podrían quedar en libertad.

Otros dos agentes, Rafael Toledo y Natalio Struciat, habían sido condenados a cinco años de prisión por el delito de “encubrimiento agravado” pero los ministros Valle y Toledo resolvieron rebajar la calificación a la de un simple “encubrimiento” por el cual deberán fijarles una nueva condena.

En aquel juicio oral y público, además de la Fiscalía de Cámara y de la Fiscalía Especial de Derechos Humanos, intervino como querellante el Comité Provincial de Prevención de la Tortura y la querella particular en representación de la familia de la víctima.

El hecho

“Kakú”, como conocían todos a Víctor Hugo Cindric en la localidad de Tres Isletas, fue detenido el 17 de septiembre de 2014 y trasladado a la comisaría local por un altercado con un vecino. En la comisaría fue golpeado salvajemente y luego trasladado al hospital local “Jorge Vázquez” donde se constató que su muerte se produjo antes del ingreso al nosocomio. En un primer momento, la versión policial dejó trascender que fue por un paro cardíaco. Sin embargo, poco después se conoció el acta de defunción firmada por el doctor Hugo Banegas donde se consignaba que falleció por un “politraumatismo de cráneo y hemorragia encefálica intracraneana” luego de recibir innumerables golpes de puño y patadas en la base del cráneo y también en el resto del cuerpo durante su paso por la dependencia policial.

 

Advertisement
Compartir