La Justicia debe resolver la preventiva contra el policía acusado de asesinar a Jesús Martínez

La audiencia donde las partes fundamentaron a favor y en contra de mantener la privación de libertad del agente Luis Sánchez se desarrolló este miércoles y jueves en la sede del Juzgado de Garantías Nº 2 de Resistencia que deberá resolver la situación la semana próxima. La decisión del juez Sandoval se conocerá el jueves de la próxima semana.

Jesús Martínez murió de un disparo policial el 22 de octubre de 2017

Entre el miércoles y jueves de esta semana el Juzgado de Garantías Nº 2 de Resistencia se llevó adelante la audiencia donde la fiscalía, la defensa y las partes querellantes expusieron sus fundamentos a favor y en contra del mantenimiento de la prisión preventiva del agente policial Luis Alfredo Sánchez, acusado de haber fusilado con su arma 9 milímetros a Jesús Martínez, de 18 años, en el marco de una persecución por el supuesto robo de una moto el pasado domingo 22 de octubre en Barranqueras.

Advertisement

Según la versión policial, el disparo se habría “escapado” en medio de un forcejeo cuando el agente Sánchez quiso evitar que el detenido le sustrajera su arma. En principio, la causa fue caratulada como “muerte dudosa”, pero con el correr de los días y la acumulación de pruebas el fiscal especial de Derechos Humanos, Daniel Turraca, lo imputó por “homicidio doblemente agravado” por ser cometido por un funcionario policial y dictó su prisión preventiva. A la par, se acusa al sargento Jorge Duré por “encubrimiento agravado”. Las pruebas, indicios y pericias que se fueron acumulando apuntan más a que se trata de un nuevo caso de “gatillo fácil”.

De manera inusual, el juez de Garantías Nº 2, Héctor Horacio Sandoval, prolongó durante dos días la audiencia para escuchar a la defensa del imputado, a cargo del abogado Ricardo Osuna -también defensor de represores-, al fiscal Turraca y a las partes querellantes: la Secretaría de Derechos Humanos -el abogado Paulo Pereyra-, el Comité Provincial de Prevención de la Tortura -la presidenta Silvina Canteros- y la de la familia, representada por el abogado Marcelino Leiva, también defensor del empresario Raúl Sebastiani. Solo la defensa consideró que debía concederse la excarcelación a Sánchez e insistió con la hipótesis oficial de que el disparo se produjo en medio de un forcejeo.

Cabe recordar, sin embargo, que de la autopsia surgió que el tiro que ocasionó la muerte a Martínez se realizó desde una distancia de 15 centímetros, impactó cerca de la nuca y que tuvo orificio de salida en el lado opuesto, lo cual lo emparienta más a una ejecución, que es la hipótesis que sostienen tanto la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco como el Comité Provincial de Prevención de la Tortura. Por ello, pretenden que se impute al agente Sánchez y también al sargento Duré por homicidio agravado por alevosía, por ser cometido por dos personas, y por abuso de función, al haber sido cometido por integrantes de fuerzas de seguridad, en concurso real con el delito de encubrimiento agravado. También apuntan a que se dicte prisión preventiva para el sargento Duré, bajo el fundamento de que podrían entorpecer la investigación.

Advertisement
Compartir