Pacto Fiscal: “Es una condición indispensable para pensar el país que podemos comenzar a construir”

Esto va a redundar en beneficios y va a garantizar un ordenamiento fiscal. Este consenso es una condición indispensable para pensar la Argentina que entre todos podemos comenzar a construir.

Juan José Bergia.

Por Juan José Bergia *

Advertisement

Es un acuerdo necesario y lógico en las actuales circunstancias y que, más allá de pretender cubrir las necesidades actuales, puede ser una plataforma útil para la Argentina que queremos proyectar a futuro”, subrayó.

Déficit y relación Nación-provincias
Todos sabemos los problemas de déficit fiscal que nuestro país viene sufriendo desde hace años, con impacto contundente sobre las economías regionales y las arcas provinciales. Y de esto, todos debemos hacernos cargo. Por eso es importante también, que reconozcamos que la solución también debe ser de todos, que nos involucremos y comprometamos hacia adelante, hacia el futuro.

Por otro lado, la litigiosidad ente Nación y provincias, es necesario ordenarla de una buena vez. A partir de allí, Ley de Responsabilidad Fiscal, mas allá de los acuerdos que se deban cumplir con la provincia de Buenos Aires, debe posibilitar establecer reglas claras, para recuperar el superávit fiscal en las provincias. Es necesario que el federalismo no solo quede en proclamas discursivas, sino que sea un realidad palpable para el recupero de nuestras economías provinciales y regionales.

Los distintos puntos del Consenso Fiscal son cuestiones en general, en la que no podemos no estar de acuerdo. Todo sabemos que es necesaria una amplia reforma tributaria; y sin duda que los puntos que este acuerdo plantea son necesarias, pero insuficientes.

Reformas y jubilados
Las modificaciones a la ley de Impuestos a las Ganancias, la ley de Impuesto al Débito y crédito bancarios, si bien tiene efecto neutro en las provincias, no alivian la elevada presión fiscal sobre los emprendedores y sobre nuestras PyMes. Deben ser complementadas con leyes que favorezcan la inversión privada y que contemplen las distorsiones que se generan en las distintas regiones del país, y en especial en el NEA.

El problema de hoy, en estas reformas, son los jubilados que menos ganan y que tal vez con el esquema que plantea esta reforma previsional se vean perjudicados en lo inmediato, pensando en las posibilidades de sobrevida que les queda. Y esta sí es una situación que nos preocupa.

La ley de revalúo impositivo es, de alguna manera, sincera; y, en parte, es una situación escondida por décadas, desde que se dejara de aplicar en los balances de las empresas el ajuste por inflación. Inclusive la propia Federación Argentina del Consejo Profesional de Ciencias Económicas está trabajando sobre un proyecto similar, que permita a las empresas adecuar sus activos a valores actuales, dando más claridad a las exposiciones y al análisis contable e impositivo.

Recuperar competitividad
Recuperar la competitividad de nuestras economías regionales será la base de sustentación de la recuperación económica nacional que posibilite un mejor futuro para todos. Ello sólo será posible si entre todos logramos bajar la elevada presión fiscal sobre las espaldas de nuestra pymes locales, a las que se le hace imposible generar condiciones competitivas en la globalidad que hoy adquieren los mercados. Hoy es más rentable la timba financiera que la inversión productiva; y si no corregimos esto, volveremos a ver la película de terror que cada tanta vemos los argentinos.

Debemos mirar hacia adelante con seriedad y compromiso en el marco de este gran acuerdo nacional, para poder generar condiciones más dignas para nuestro pueblo; y donde el día de mañana nuestro hijos y nuestro ancianos no padezcan las vicisitudes de la imprevisibilidad financiera del Estado.

 

(*) Vicepresidente Primero de la Cámara de Diputados

Advertisement
Compartir