Polémico: un fallo judicial denegó el ingreso de una agente “tatuada” a la Escuela de Policía

Un fallo de segunda instancia anuló una medida cautelar que había ordenado a la Policía del Chaco incorporar a una mujer como aspirante al Curso de Formación para Oficiales 2017 a quién se lo impedían por portar un tatuaje.

Tatuajes (Foto: ilustración)

La prohibición de llevar tatuajes a los y las aspirantes a ingresar en la Escuela de Policía vuelve a dar que hablar. Es que un fallo de segunda instancia revocó una medida cautelar innovativa que había ordenado a la Policía del Chaco incorporar a una mujer que portaba un tatuaje como aspirante al Curso de Formación para Oficiales de 2017.

Advertisement

En primera instancia, el Juzgado Civil y Comercial Nº21 de Resistencia había hecho lugar a la medida cautelar innovativa en función de garantizar “el derecho a la igualdad” y a la “no discriminación” de la agente. Sin embargo, la Sala IV de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial resolvió revocar la cautelar.

El fallo, al que tuvo acceso CHACO DIA POR DIA.COM, fue dictado el 4 de diciembre último y lleva la firma de los camaristas María Inés Alonso de Martina y Diego Gabriel Derewicki. En ese contexto, consideraron que no fue acreditada “la manifiesta arbitrariedad e ilegitimidad en el accionar de la administración” por lo que resolvieron revocar la medida cautelar innovativa concedida en primera instancia.

Fundamentos

Entre sus fundamentos, los jueces de Cámara señalaron que fueron de amplia difusión por todos los medios de comunicación los requisitos establecidos por el Ministerio de Seguridad Pública en el “Plan de Incorporación a los Cursos de Formación Policial para Oficiales Subayudantes y Agentes de Policía – Convocatoria 2017”. En ese contexto, citaron que entre las causales de “ineptitud” se señalaba textualmente: “(…) preferentemente no poseerán tatuajes subepidérmicos en lugares visibles con el uso del uniforme policial de verano, salvo aquellos de reducidas dimensiones y de significados no lesivos a la policía, a las instituciones democráticas, a la ética y la dignidad humana, los que serán evaluados por una Comisión Médica Ad-Hoc”.

En ese sentido, los camaristas sostuvieron que no se pudo rebatir la presunción de legitimidad del acto administrativo que aplicó “uno de los requisitos o condiciones de acceso –que en principio resulta razonable- y, al que la parte hoy accionante se sometió voluntariamente sin cuestionamiento alguno previo”.

La cuestión de fondo

Los camaristas también tuvieron en cuenta que se celebraron dos audiencias conciliatorias en el marco de la acción de amparo que se tramita, en forma paralela, en el Juzgado Civil y Comercial Nº 21. En ese contexto, se constató que, a pesar de haberse sometido a una cirugía para la remoción del tatuaje, la aspirante aún conservaba “resabios” de tatuajes en zona visible, específicamente en su pierna izquierda, por lo que volvió a ser calificada como no apta para el ingreso.

Advertisement
Compartir