El NEPar y las detenciones: “Una flagrante y vergonzante violación al estado de derecho”

La Junta Provincial del Partido Nuevo Espacio de Participación (NEPAR) se pronunció, "sobre los recientes hechos que son de público conocimiento, referidos a una clara avanzada por parte del oficialismo nacional, materializada en una seguidilla de órdenes de detención".

Partido Nuevo Espacio de Participación (NEPAR).

En un crítico documento, señala que lo dispuesto por un juez federal, “sobre la ex Presidenta y un grupo de funcionarios de su gestión, son emanadas de un magistrado que resulta funcional a intereses políticos, que rozando la burla se jubilaría en enero próximo, y que constituyen lisa y llanamente una flagrante y vergonzante violación a los más elementales principios y garantías vigentes en cualquier estado de derecho.

Advertisement

El espectáculo de detenciones cinematográficas montado en el último tiempo por el Macrismo, con la evidente intencionalidad que las mismas encierran y su consecución de diversos efectos sobre la opinión pública, marcan por un lado la clara finalidad de perseguir y criminalizar a quienes hoy asumen el rol de opositores

Y por el otro, proveer de una cortina de humo para profundizar el grado de blindaje mediático – del que este goza para distraer al ciudadano promedio – de una seguidilla de hechos y acciones sobre los que el gobierno nacional debería responder.

Como la muerte del artesano Santiago Maldonado, la desaparición de los 44 jóvenes tripulantes del submarino Ara San Juan, el robo a los jubilados a través del paquete de medidas en materia previsional, la reformas tributaria y laboral, la inflación o el blanqueo de capitales para amigos y parientes, entre otras cosas,

Lo que, fundamentalmente, y que tiene como principal motivación de ese pronunciamiento del NEPar, es denunciar la despiadada persecución de actores políticos relevantes y con cierto caudal político y grado de aceptación, y una caprichosa manipulación de procedimientos penales; ejecutados por jueces corruptos que, en vez honrar los principios imperantes en un estado democrático, responden a órdenes directas de tipo político, antojadizas y aberrantes desde el punto de vista jurídico.

Como partido político y defensores de la República, queremos manifestar nuestra preocupación y denunciar públicamente los atropellos a las garantías individuales, del debido proceso, y el uso de cierto eslabones del aparato judicial nacional como meros instrumentos de disciplinamiento y sometimiento de quienes no piensan como el hoy partido gobernante en el orden nacional.

Ni hablar ya de los inexistentes argumentos fácticos y jurídicos para atribuir semejante y tan poco frecuente tipo penal (prácticamente sin jurisprudencia) como lo es el delito de infame traidor a la Patria, a Cristina Fernández, Héctor Timerman (cuyo padre Jacobo, casual y tristemente sufriere persecuciones de la misma índole pero en dictadura – vaya paralelismo -) y Carlos Zannini, entre otros.

Dado que bajo ningún punto de vista se observa la concurrencia de elemento penal alguno que tipifique el delito establecido entre los articulos 214 y 218 del Código Penal y en el artículo 29 de nuestra Constitución Nacional.

Resulta irrisorio y caricaturesco, y hasta parece una broma desde el punto de vista legal, que no debiera existir hombre ligado o cercano al derecho que pudiere afirmar lo contrario. Esto merece el repudio de todo el ámbito judicial, tanto de funcionarios como auxiliares de la justicia, profesionales del derecho, docentes, académicos, pensadores, ensayistas, analistas, con una clara y fundada explicación de la gravedad e improcedencia de lo que se está haciendo.

Nadie dice que quien haya incurrido en delito no deba rendir cuentas a la Justicia, pero hay que proceder conforme a derecho, actuar en el marco de la Constitución. No queremos que todo preso sea político, que existan presos políticos en Democracia.

Queremos Justicia verdadera, y nuestro país ha sido ejemplo en el mundo por esa causa y hoy tristemente somos noticia por detenciones de madrugada; con más cámaras que argumentos, con más operadores que juristas, con más chivos expiatorios que culpables, y con una Argentina en el que, lamentablemente, el ‘reality show’ parece estar venciendo a la realidad.

No bajaremos los brazos, defenderemos el estado democrático y de derecho, cueste lo que cueste.

Seguiremos fieles a nuestras convicciones, y hoy más que nunca debemos expresarnos y poner sobre la mesa los temas reales de debate y hablar de lo que importa en nuestro país. Esforcémonos para que, de manera real y no ficticia, pueda “fluir el derecho como las aguas, y la justicia como arroyo inagotable” (Amós 5:24).

 

Advertisement
Compartir