Pese a los índices, en la industria “hubo pérdidas por donde se mire”

El titular de los industriales, Andrés Irigoyen, analizó los indicadores positivos para la industria nacional pero reiteró que sectores como el textil siguen inmersos en pérdidas. "No es que no sepamos cómo hacer las cosas, es que el Gobierno mismo te lo impide", aseguró en relación a la quita de políticas de desarrollo y a la inexistencia de medidas que las apuntalen.

Advertisement

El titular de la Unión de Industriales del Chaco, Andrés Irigoyen, visitó los estudios de CIUDAD TELEVISIÓN, espacio en el que analizó la situación del sector en una suerte de balance anual. En esa línea, aseguró que “la actividad industrial, promediando 2017, empezó a tener un recupero en distintos sectores, liderado principalmente por la industria de la construcción, la obra pública, y luego eso se fue contagiando hacia el privado. Lo mismo paso en el sector automotriz (…). Son indicadores de un repunte de otras actividades productivas, industriales”.

Observó a lo largo del año, “de punta a punta”, un “cambio de pendiente de un 0,7% positivo en la actividad industrial; en el último mes con un 2,2% comparado con igual mes del año pasado y particularmente en nuestra provincia todavía hay algunos sectores que no están tan bien, en el país y con un peso importante aquí como el sector textil, que sigue demostrando caídas, que en el último informe de la Federación Argentina de la Industria Textil demuestra un retroceso de un 6,8%”. En esa coyuntura estableció dos factores que las ponen en riesgo: la caída del consumo y la apertura indiscriminada de importaciones.

Frente a este panorama, aseguró que la industria nacional se enfrenta a condiciones en las que le es “imposible competir”, y con la “exigencia” de tener que hacerlo. “Realmente se vuelve algo imposible. “No es que algunos sectores industriales no sepamos cómo hacer las cosas, es que el Gobierno mismo te lo impide con tasas de intereses en los niveles que tenemos es muy difícil poder pensar en un esquema de crecimiento o de inversión para tecnificar una industria”, señaló.

Consultado sobre la existencia de algún incentivo para generar mayor empleo en el sector, Irigoyen aseguró: “No, al contrario, hubo pérdida por donde se mire”. Explicó que, como sector, contaban con créditos subsidiados para la inversión productiva, misma medida que abarcó también a otros sectores productivos en la gestión de gobierno anterior, “que se terminaron”. “Los sistemas de promoción, las protecciones que teníamos en términos industriales también se terminaron y esto repercutió en contra de la industria nacional sin ninguna duda”. No obstante ello, aclaró: “No creo en ningún extremo, ni el bloqueo absoluto que teníamos antes ni el liberalismo extremo que tenemos ahora. Creo que tendríamos que transitar en algún camino un poco más centrado con objetivos claros para adaptarnos a ellos”.

La industria frente a las reformas

Al opinar sobre el paquete de reformas que ya avanzan en el Congreso de la Nación, consideró que “hay algunas medidas que son muy buenas, que nos necesarias. Otras que claramente requieren algún tipo de atención, por ejemplo, lo que tiene que ver con el aumento de impuestos internos a bebidas, entendemos que repercute negativamente. No compartimos la medida”.

“En cuanto a las reformas laborales, hay algunas con las que estoy de acuerdo y otras con las que creo que se quedaron cortos. Me parece que tuvieron que ser más estrictos como el blanqueo laboral que me parece que tienen que ser inmediato”, planteó y añadió: “Necesitamos que esa gran cantidad de gente que está trabajando en la marginalidad se incorpore al sistema, por el Estado y por darle dignidad y estabilidad a la gente”.

Advertisement
Compartir