Reforma previsional: cómo votaron los senadores chaqueños la rebaja de las jubilaciones

Los senadores del Frente para la Victoria-PJ, María Inés Pilatti Vergara y Eduardo Aguilar votaron en contra del ajuste al cálculo en el incremento de las jubilaciones y por la ampliación optativa de la edad a los 70 años. Angel Rozas, de Cambiemos, votó a favor.

Eduardo Aguilar, María Inés Pilatti Vergara y Angel Rozas

En trámite exprés, el Senado de la Nación dio ayer media sanción a la ley de reforma previsional impulsada por el gobierno nacional por la cuál se prevé una modificación en el cálculo de las jubilaciones que perjudicarán a los trabajadores pasivos. De sancionarse la ley, en el mes de marzo de 2018 los haberes jubilatorios se ajustarán un 5,7 por ciento contra un 12 por ciento de lo que prevé la ley de movilidad jubilatoria sancionada en 2009 durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. En ese contexto, según el CEPA, la jubilación mínima llegará a los 7658 pesos en marzo de 2018 contra 8220 pesos con la ley vigente.

Entre otros puntos en contra de los derechos de los jubilados, la ley que obtuvo media sanción del Senado prevé una actualización trimestral, que los jubilados que ingresaron por las moratorias no tendrán derecho a percibir el 82 por ciento móvil y que la edad jubilatoria se elevará hasta los 70 años para ambos sexos, aunque de manera voluntaria.

El proyecto de ley promovido desde el Gobierno contó con 43 votos afirmativos, 23 negativos y tres abstenciones, al cabo de casi ocho horas de un intenso debate, marcado por una multitudinaria movilización. Dos de los senadores chaqueños, ambos del FpV-PJ votaron en contra, mientras que el representante de Cambiemos lo hizo en forma afirmativa. Tanto Eduardo Aguilar como María Inés Pilatti Vergara difundieron los fundamentos de sus votos; mientras tanto se desconocen los del senador de Cambiemos, Angel Rozas, más allá de la disciplina de bloque.

Votación reforma previsional

Aguilar: “Los jubilados deben tener igual derechos que los trabajadores”

El senador Eduardo Aguilar, del bloque FpV-PJ, votó en contra de la reforma previsional, rechazando de manera enfática que al ajuste lo paguen los jubilados. Cuestionó la nueva fórmula que regirá para el aumento de las jubilaciones.

“Deberíamos asegurarles la proporcionalidad, que las jubilaciones y la Asignación Universal por Hijo, se muevan en la misma proporción en la que se mueven los salarios de los trabajadores activos”, “esto sería un principio de justicia básico para la Argentina”. Si hay que modificar la movilidad jubilatoria, debería ser por salarios, señaló.

En cuanto al proyecto de consenso fiscal cuestionó que hay aspectos centrales que no están contemplados, el de las jubilaciones es uno, otro es el descongelamiento de los fondos del conurbano que, “se financia con ganancias pero una vez que va a Buenos Aires no se reparte entre los municipios”, fijando un precedente muy peligroso para los ingresos municipales en otras provincias. Un tercer aspecto tiene que ver con el federalismo, “en la reforma impositiva que se está discutiendo en Diputados tampoco se toma en cuenta este criterio, no podemos votar más impuestos uniformes en la Argentina. Es inadmisible que las empresas y las pymes del NEA y del NOA de la Argentina, paguen las mismas tasas impositivas que las del centro del país”. Resaltando Aguilar que también hubiese sido positivo que se hayan incorporado diferenciaciones impositivas por región. “Tenemos regiones que tienen la mitad del PBI per cápita del promedio del país, y estamos trabajando reformas impositivas que fijan el mismo nivel de impuesto para todas”, afirmó. La Argentina en lo social, en lo productivo y en infraestructura, no es la misma en todo el territorio.

Mencionó también que otro aspecto que no se viene cumpliendo es la compensación de los déficits de las cajas previsionales de las provincias, cuando todas las provincias vienen compensando el déficit de la caja del ANSES con la retención de una parte de la coparticipación.

En cuanto a la de responsabilidad fiscal aseguró que es necesario que el gasto primario tanto de las provincias como de la nación, “evolucione de acuerdo con el límite de los índices de inflación y por lo tanto se asegure la estabilidad en términos de gastos reales para que a medida que la economía crezca, si lo hace, pueda disminuir en el tiempo la presión impositiva”.

Pilatti Vergara: “Apoyar el pacto fiscal es apoyar el ajuste sobre los más vulnerables”

Por su parte, su par de bancada, la senadora María Inés Pilatti Vergara, fue contundente al rechazar el paquete de medidas enviadas por el Ejecutivo y acordadas por los gobernadores enmarcadas dentro del “consenso fiscal”. “representa un atropello a las autonomías provinciales, ya que, en definitiva, sólo busca imponer otras reformas que impulsa este gobierno, como las del sistema previsional y laboral”, sostuvo.

En esta línea no dudó en afirmar que el acuerdo además de fabular sobre la reducción de la presión tributaria, representa una peligrosa desfinanciación de ANSES que se traduce en un brutal ajuste sobre nuestros jubilados y pensionados, acercándonos nuevamente al sistema de las AFJP, con las que nuestro país ya acumula nefastas experiencias con tristes resultados.

“El Pacto Fiscal fue congeniado en términos tramposos y extorsivos. El punto de partida para su concreción fue el reclamo presentado por la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, ante la Corte Suprema de Justicia exigiendo un resarcimiento por más de 300 mil millones de pesos por el fondo del Conurbano. Esto hubiera significado un recorte masivo de la coparticipación federal, poniendo la espada de Damocles sobre la cabeza de los gobernadores, viciando su voluntad de negociación por las inmensas dificultades que atraviesan para encontrar financiación en sus distritos en esta coyuntura de ajuste” manifestó la senadora.

Por otro lado sostuvo que “la gran ganadora” fue la provincia de Buenos Aires, que mantuvo la compensación por el fin del litigio sobre el Fondo en $ 40.000 millones para 2018 y $ 65.000 para 2019 justamente, en un año electoral”.

Al respecto explicó que al resto de las provincias que tenían demandas hacia el Gobierno por el reparto de fondos la Nación se les compensará el fin de la litigiosidad de los juicios con la emisión de un bono por $ 80.000 millones por un período de 10 años, repartidos en base del coeficiente de coparticipación. “Esto fue lo único que las provincias pudieron conseguir para sí”.

“Se aprovechó la situación para fijar otras cuestiones que podrían traer consecuencias muy trascendentes en 4 o 5 años. Por ejemplo, hacia 2022 las provincias bajarán Ingresos Brutos y eliminarán el impuesto a los Sellos que significará un recorte equivalente a 1,5% del PBI. La clave reside en saber qué efecto tendrá la merma de recaudación de impositiva una vez las provincias dejen de percibir los intereses de los bonos” analizó la legisladora.

En este orden aseguró que el gobierno nacional hace cómplice a los gobernadores de estos ajustes de carácter estructural, que resignan fondos en materia fiscal y a su vez allanan el camino para otras reformas que implican flexibilización laboral y reducción de haberes y movilidad jubilatoria.

“No nos podemos permitir ser cómplices para volver a escribir un párrafo de la historia que ya vivimos, no podemos permitir que con la excusa de un Pacto nos estén hipotecando el futuro, no podemos suscribir el guion para que la CEOcracia pueda volver a imponer el sistema de las AFJP, para que el reino de lo privado vuelva a negociar y traficar con la vida de los argentinos. Las políticas de ajuste ya nos han hecho naufragar entre crisis políticas, sociales y económicas. Nos debemos al pueblo y en pos d esto debemos proteger las conquistas laborales, previsionales y sociales, con coherencia y fuerte convicción por el bien de la Patria toda” concluyó Pilatti Vergara.

Ampliaremos…

Compartir