Tarifa de luz: afirman que la audiencia se hizo con escasa información y con una teleconferencia deficiente

El Defensor del Pueblo, Gustavo Corregido, se mostró disconforme con la audiencia pública que se realizó el viernes en Formosa, donde se trató lo que será un nuevo aumento de la tarifa eléctrica mayorista. Dijo que el evento se realizó vía teleconferencia desde Buenos Aires, con una transmisión muy deficiente, que hacía casi imposible entender los gráficos que se mostraban. Alertó por la escasa participación.

Advertisement

“Como habíamos anticipado, no teníamos nada de información disponible”, lamentó Corregido en declaraciones a CIUDAD TV. El ombudsman reconoció que si bien él no fue personalmente al lugar, envió a un especialista en estudio de costos. “Lamentablemente ni siquiera pudieron escuchar a las autoridades nacionales por las grandes deficiencias que tenía la transmisión porque la misma se hizo por teleconferencia. No había una buena imagen y ni siquiera se podían ver los gráficos”, dijo, y recordó que en Formosa sólo se retransmitió la audiencia que se realizó en el Palacio de las Aguas Corrientes de la Ciudad de Buenos Aires.

Corregido lamentó además la escasa participación que tuvo la audiencia. “Prácticamente nadie participó salvo algunos funcionarios de las Defensorías del Nordeste y de algunas empresas eléctricas de las provincias”, contó.

“Todos hicieron el mismo comentario respecto de la falta de información y la gran pregunta era cuánto va a aumentar porque en definitiva terminó la audiencia y no se supo cuanto iba a aumentar la energía”, añadió.

En este sentido, explicó que “al no entregarnos el estudio de costos, no nos dicen por qué vale eso la electricidad. Y en segundo lugar tampoco nos dicen cuánto va a ser. Eso va a ser una sorpresa del año 2018”, alertó.

“Estamos atentos a que el Estado Nacional emita una nueva resolución, que va a ser en el año 2018. Ahí se va a configurar la arbitrariedad y vamos a recurrir a la Justicia”, anticipó Corregido.

Finalmente, el ombudsman aclaró que el aumento que llegará en las tarifas de diciembre y febrero no se corresponde con la audiencia pública del viernes, sino que tienen que ver con un aumento que se autorizó el año pasado y que está judicializado.

“El aumento de diciembre no tiene nada que ver con la audiencia. Tiene que ver con una resolución que fue firmada hace muchos meses, que corresponde a la audiencia del año pasado y que fue dejada sin efecto por la Justicia Federal. Es más, la Justicia volvió a emitir una resolución diciéndole al Estado nacional para que se abstenga de hacer modificaciones en las tarifas eléctricas, hasta que no hagan una audiencia pública”, afirmó.

Cabe recordar que dos días después de haber anunciado un aumento en la tarifa domiciliaria de gas de hasta el 58 por ciento, el Gobierno Nacional confirmó el viernes, en una nueva audiencia pública, que en diciembre también subirá la factura de la luz, informó Página/12.

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (Enre) detalló que para el 90 por ciento de los usuarios residenciales de Edenor y Edesur el ajuste será de hasta 39 por ciento, mientras que el 10 por ciento restante afrontará subas de hasta un 47 por ciento. Además, se adelantó que el 1º de febrero, en menos de tres meses, habrá un nuevo incremento que será de un 18 por ciento para el 90 por ciento de los usuarios y de hasta un 28 por ciento para el 10 por ciento restante.

También se incrementarán las exigencias para acceder al premio por ahorro. Estas nuevas subas llegan luego de que la tarifa eléctrica de los hogares haya tenido que afrontar un aumento desde diciembre de 2015 que osciló entre 800 y 1200 por ciento.

El secretario de Energía Eléctrica, Alejandro Sruoga, explicó al comienzo de la audiencia pública realizada en el Palacio de las Aguas Corrientes de la Ciudad de Buenos Aires que el ajuste del precio mayorista de generación y transporte, que impacta en todo el país, obedece a una política gradual de reducción de subsidios. Lo que los funcionarios entienden por “gradualidad” ha generado fuertes polémicas desde que Aranguren comenzó con los ajustes.

De hecho, en la presentación de Sruoga se pudo ver que el precio mayorista de la energía, que impacta en las facturas hogareñas, estaba 90 dólares por MWh en 2001, cayó a 30 dólares luego de la devaluación de 2002, tocó un piso de 15 dólares a fines de 2015 y desde que Aranguren asumió en el Ministerio de Energía sube de manera acelerada. En diciembre trepará de 640 a 876 pesos por MWh (49,2 dólares, según la cotización de ayer de la divisa estadounidense) y en febrero a 1077 pesos (unos 60 dólares con una hipotética cotización del dólar a 18 pesos). Esto significa que en poco más de dos años la tarifa mayorista que pagan los hogares se terminará multiplicando por cuatro.

 

Advertisement
Compartir