Hijos de represores: “Rompimos el mandato de silencio”

Integrante del colectivo Historias Desobedientes y con Faltas de Ortografía impulsa una reforma del Código Procesal Penal para poder denunciar a sus padres genocidas. La iniciativa surgió de Julio Verna, hijo de un excapitán del Ejército a quien acusa de haber estado involucrado en los “vuelos de la muerte”. Lorna Milena, también hija de un genocida, habló del proyecto por el que buscan “adquirir un derecho que en este momento nos están negando”.

Analía Kalinec (izq), Pablo Verna y Lorna Milena, del colectivo Historias Desobedientes y con Faltas de Ortografía . (EFE)

Lorna Milena, del colectivo Historias Desobedientes y con Faltas de Ortografía dialogó con RADIO CIUDAD sobre el proyecto de reforma que impulsan para modificar el Código Procesal Penal, en sus artículos 178, “que prohíbe denunciar a hijos o a familiares directos”, y el 242, “que prohíbe declarar el juicio”.

Advertisement

La asociación nuclea a hijas e hijos de genocidas y se gestó por iniciativa de dos de ellas, Analía Kelinec y Liliana Furió. “Ellas se conocieron a través de un libro que se editó en su momento. Pero cuando salió el fallo del 2×1 fue cuando a todos, individualmente, nos empezó a hacer ruido lo que estaba pasando respecto de los retrocesos en materia de derechos humanos que está llevando a cabo este Gobierno. En ese momento cada uno, por su lado, empezó a hacer distintas manifestaciones. En mi caso, empecé a escribir en mi blog y a hablar un poco de esto. En ese momento fue un clic para muchos de nosotros que rompimos el mandato de silencio que obedecimos durante toda nuestra vida prácticamente. A raíz de esto y la publicación de Mariana D. (hija del expolicía Miguel Etchecolatz), fue que empezamos a buscarnos a través de las redes, logramos conectarnos y empezamos a trabajar en este colectivo”, contó Lorna, quien junto a otras hijas e hijos de genocidas activaron una militancia en defensa de los derechos humanos, que lxs enfrenta a sus propios progenitores.

Para contactarse con el colectivo o informarse sobre lo que vienen haciendo, podrán hacerlo accediendo a la página de facebook: Historias Desobedientes y con Faltas de Ortografía, o a la página web www.historiasdesobedientes.com.

Reforma al Código Procesal Penal

Contó que cada uno de los hijos e hijas tienen una historia particular. Y que en el caso de Pablo Verna, hijo de Julio Alejandro Verna, médico y excapitán del Ejército, “en su momento logró que el padre le confesara, por decirlo de alguna manera, o le confirmara que había participado en los “vuelos de la muerte”. Con esta información se le generan toda una serie de contradicciones que tiene que ver con que él humanamente, como persona, no podía ser cómplice de todo esto. La particularidad del caso es que este hombre no había sido imputado anteriormente por nada. Entonces es la información que tiene Pablo, que él la presenta en la Secretaría de Derechos Humanos para hacer la denuncia. Y ahí se encuentra con que en el marco jurídico está establecido el mismo mandato de silencio con el que nosotros estamos tratando de romper”.

Explicó entonces lo de los artículos 178 y el 242, y contó que “cuando Pablo se encuentra con este impedimento es que crea y trabaja en este proyecto de ley. Cuando él se suma al colectivo, lo trae y obviamente todos apoyamos ahí la presentación de este proyecto”.

El proyecto fue presentado el martes 7, por mesa de entrada del Congreso de la Nación. Después tomó un vuelo mediático pero a la par, desde el colectivo, vienen manteniendo reuniones informativas con diputados de distintos bloques para empujar la ley, para que se trate en las comisiones correspondientes. La modificación de los artículos no implican la obligatoriedad de declarar “sino que los que quieran declarar son los que van a tener la puerta abierta. En la ley, en ningún momento se habla de obligar a alguien a nada. Es adquirir un derecho que en este momento nos están negando”, apuntó.

Sin falsas expectativas

Lorna aclaró por otro lado que las hijas e hijos de genocidas que conforman la asociación, “no queremos crear falsas expectativas sobre que tenemos información para resolver todos los casos”. “Muchas veces la información que tenemos, salvo el caso puntual de Pablo, tiene que ver con cuestiones que pueden aportar a la investigación. Recibimos infinidad de consultas en el sentido de gente que se quiere acercar porque de alguna manera también padeció de este mandato de silencio y necesita romper con eso. Porque más que nada es un posicionamiento humano hacia algo que pasó, que fue la dictadura; un posicionamiento hacia el genocidio, el terrorismo de Estado. Fueron muchos años de mantener ese silencio y ahora necesitan posicionarse éticamente. Más que nada teniendo en cuenta el retroceso que se está produciendo en materia de Derechos Humanos”, comentó Lorna.

Aseguró que “el mandato de silencio” no sólo impidió que se hable sino que permitió que se niegue. “Son cosas de las que no se hablan y cuando uno empieza a cuestionar y a preguntar y quiere saber y no está de acuerdo con eso que pasó, ocurre esto. Y cada uno en este colectivo ha tenido y tiene historias muy diversas. A cada uno le han tocado cosas y reacciones distintas, y eso tienen que ver con los procesos internos de cada uno”, expresó.

En la conclusión, y a la espera de que avance en el Congreso el tratamiento de la iniciativa, Lorna contó que “el sábado pasado Pablo recibió una amenaza por parte del padre, declarándolo su enemigo; amenaza que se denunció en la Justicia y de la que se siguieron los pasos que corresponden”, lo que también habla de la urgencia con la que debería avanzar este proceso legislativo para la reforma.

Advertisement
Compartir