Salvo San Luis, todas las provincias firmaron el pacto fiscal con la Nación

El Gobierno nacional y los gobernadores alcanzaron un acuerdo para la firma de un nuevo Pacto Fiscal, que buscará bajar la presión tributaria sobre la actividad económica en las provincias.

El acuerdo fue rubricado por todas las provincias excepto San Luis, dado que la administración de Alberto Rodríguez Saá no aceptó las condiciones planteadas por la gestión de Mauricio Macri. Otra provincia que estuvo en duda hasta el final fue Santa Fe, pero el gobernador Miguel Lifschitz confirmó que finalmente se sumará al entendimiento general.

En el marco del acuerdo, la provincia de Buenos Aires dará de baja el reclamo por el Fondo del Conurbano pero recibirá una compensación de parte de la Nación.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, destacó que “la provincia de Buenos Aires se compromete a dar de baja el reclamo del Fondo del Conurbano Bonaerense y, como contraprestación, alcanzar un camino gradual hasta llegar a lo que dice la ley, que la provincia reciba el 10 por ciento del impuesto a las ganancias”.

La gobernadora María Eugenia Vidal, que no participó de la reunión, consideró “histórico” el acuerdo. Fuentes de la gestión bonaerense destacaron a ámbito.com que la Provincia recibirá $ 40.000 millones en 2018 y $ 65.000 en 2019.

El pacto fiscal entre la Nación y las provincias irá ahora al Congreso y luego deberá ser ratificado por las legislaturas de cada jurisdicción.

Los puntos

Estos son los puntos principales acordados hoy por la Nación y 23 de las 24 provincias (San Luis fue la excepción):

– Reforma de la ley de impuesto a las ganancias: se eliminará el artículo 104 de la ley que creó, el Fondo del Conurbano. El cambio implica que los gobernadores aceptaron la compensación a María Eugenia Vidal por 105.000 millones de pesos hasta 2019 y la distribución del resto de lo recaudado por Ganancias entre las provinciasd.

– Reforma previsional: Los gobernadores lograron que el Gobierno cediera. Las jubilaciones se actualizarán trimestralmente, como preveía el proyecto oficial original, pero no sólo por inflación, como pretendía la Casa Rosada. El documento que firmaron los jefes provinciales dice que deberán “garantizarse aumentos por encima de la evolución de la inflación”. No se especifica con qué mecanismos se complementaría el ajuste según la evolución de los precios.

– Juicios: Los gobernadores accedieron a retirar las demandas contra la Nación a cambio de compensaciones con bonos a cobrar en 10 años.

Los puntos que quedaron pendientes:

– Jubilaciones de privilegio: Los gobernadores propusieron eliminar esos beneficios. La discusión se encarará en el futuro.

– Empleo público y salarios: Lo mismo ocurrirá con los cambios que el Gobierno prevé para ese sector.