Arturo Jauretche y el Día del Pensamiento Nacional

Este lunes 13 de noviembre se conmemora, por Ley de la Nación, el Día del Pensamiento Nacional, en homenaje a don Arturo Jauretche, que nació este día, pero en 1901, en Lincoln, provincia de Buenos Aires. Uno de los exponentes más altos del pensamiento y la acción política de lo nacional.

Arturo Jauretche. Día del Pensamiento Nacional.

Don Arturo fue un verdadero militante de la causa nacional y popular. A su modo, desde la trinchera del pensamiento, de la polémica, militó para derribar las murallas invisibles de la ‘tilinguería’, esas que habían levantado entre amplios sectores sociales décadas de una cultura y educación extranjerizante. Jauretche es un ejemplo de militancia.

Tenía altos ideales, pero sabía que la mejor manera de defenderlos era estudiar y prepararse para la batalla ideológica, y en la acción era un zorro, que demolía argumentos y tonteras con la razón y la sencillez de los sabios.

Pensamiento y principios
Don Arturo Jauretche fue inspirador y motor del movimiento denominado FORJA (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina) junto con Raúl Scalabrini Ortiz, Gabriel del Mazo y Luis Dellepiane. Posteriormente, con el surgimiento del peronismo, Jauretche adhirió a sus principios.

Desde 1946 hasta 1951 fue presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires y propulsor de la nacionalización del Banco Central.
Al producirse el golpe de estado contra Juan Domingo Perón en 1955, Jauretche volvió a la lucha política “en defensa de los diez años de gobierno popular”.

El 17 de octubre de 1945 había escrito: “En presencia de la agitación oligárquica promovida por la fuerzas de la reacción, en connivencia con las izquierdas extranjerizantes y de la inquietud reinante entre los trabajadores ante el riesgo de una restauración de los sistemas de opresión económica y de dominación imperialista….(FORJA) expresa su decidido apoyo a las masas trabajadoras que organizan la defensa de sus conquistas sociales”.

Especialista en temas políticos, sociales y económicos, fue el autor de libros de ensayos políticos de gran repercusión como ‘Los profetas del odio’ (1957), ‘El medio pelo en la sociedad argentina’ (1966) o ‘Manual de zonceras argentinas’ (1968) y ‘Filo, contrafilo y punta’ (1969) que sobresalen por la lucidez y la ironía y le garantizan el éxito con el público que empieza a aplicar la expresión “medio pelo” como categoría sociológica donde convergen clase media y alta. Por su parte, en nuestras zonceras, se reúnen los prejuicios, anteojeras y el aparato ideológico impuesto por los beneficiarios de la dependencia.

Jauretche decía que “no existe la libertad de prensa, tan sólo es una máscara de la libertad de empresa”. “Mientras los totalitarios reprimen toda información y toda manifestación de la conciencia popular, los cabecillas de la plutocracia impiden, por el manejo organizado de los medios de formación de las ideas, que los pueblos tengan conciencia de sus propios problemas y los resuelvan en función de sus verdaderos intereses. Grupos capitalistas tienen en sus manos la universidad, la escuela, el libro, el periodismo y la radiotelefonía. No necesitan recurrir a la violencia para reprimir los estados de conciencia que le son inconvenientes. Les basta con impedir que ellos se formen”.

Jauretche murió en Buenos Aires el 25 de mayo de 1974, cuando tenía 73 años de edad.

VIA notinac.com.ar
Compartir