Primer semestre: se registraron 18 casos de tortura y malos tratos en cárceles federales del Chaco

Así lo describe un informe elaborado por la Procuración Penitenciaria de la Nación. 14 denuncias se registraron oficialmente en la U11 de Presidencia Roque Sáenz Peña y solo 4 en la U7 de Resistencia. Del total del país, se iniciaron acciones penales solo en el 40 por ciento de los casos por temor a represalias de las víctimas.

En el primer semestre, se registraron 14 casos de torturas y malos tratos en la U11 de Sáenz Peña

Durante el primer semestre de 2017, se registraron oficialmente 18 denuncias por torturas y malos tratos en las dos cárceles federales localizadas en la provincia del Chaco: 14 corresponden a la Unidad 11, ubicada en Presidencia Roque Sáenz Peña y las otras 4 a la U7 de Resistencia.

Advertisement

Los datos surgen del informe semestral elaborado por la Procuración Penitenciaria de la Nación en base a la información obtenida con las actuaciones desarrolladas en el marco de la aplicación del Procedimiento para la Investigación y Documentación de Casos de Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas y/o Degradantes de la PPN. Es aplicado por el Área de Investigación y Documentación Eficaces de Casos de Tortura y/o Malos Tratos, así como por todos los asesores del Organismo que tomen conocimiento de un episodio de tortura.

El informe de la PPN aclara que el mismo no pretende representar el universo de casos de la violencia institucional teniendo en cuenta la problemática de la “cifra negra”, que es característica de este tipo de prácticas, impide registrar todos los casos de agresiones físicas en las instituciones penitenciarias.

323 casos en todo el país

De acuerdo al relevamiento de la Procuración Penitenciaria, se registraron 323 casos individuales de torturas y malos tratos en las veinticinco dependencias del Servicio Penitenciario Federal. De ese total, solo el 40 por ciento de las víctimas, 129 personas brindaron su consentimiento para denunciar penalmente lo sucedido, mientras que en el resto de los casos los detenidos optaron por no iniciar acciones legales ante el temor de sufrir represalias por parte de sus victimarios.

Esta voluntad de denunciar los hechos en los que fueron victimizados se tradujo en 102 denuncias presentadas por la PPN. La cantidad de víctimas supera la cantidad de denuncias debido a que algunas presentaciones fueron realizadas por episodios colectivos en donde resultó herida más de una persona.

No hay tortura sin encubrimiento

En tanto, la PPN señala en su informe que en la mayoría de los casos denunciados se pueden percibir las modalidades de encubrimiento que siguen a todo acto de tortura o malos tratos en las instituciones penitenciarias. En ese contexto, consideran que “la alta frecuencia de estas modalidades de encubrimiento representa una característica estructural de la tortura penitenciaria, que opera como una condición de posibilidad fundamental de la impunidad e invisibilidad, pero también de la sistematicidad que registra el fenómeno”.

“A pesar de este abanico de maniobras que profundizan la “cifra negra” de la violencia institucional, la dimensiones de la tortura y los malos tratos en los espacios de detención en Argentina ubican a la investigación y condena judicial como una intervención prioritaria que debe profundizarse en el marco del respeto de los derechos humanos con el que están comprometidos los estados democráticos”, concluye el relevamiento.

Advertisement
Compartir