Temporal en Las Palmas: “Hay que agradecer que no hubo un muerto”, dijo el intendente

El fuerte temporal de viento, lluvia y granizo causó estragos en gran parte de la provincia durante la noche del viernes y la madrugada del sábado. Y una de las localidades más afectadas fue Las Palmas. Árboles y cables caídos, voladuras de techos, personas heridas por el granizo y hasta la escultura emblema del pueblo fue parte del saldo que se cobró la tormenta.

Foto: Facebook / Causa y Efecto

Para el intendente de la localidad, Víctor Armella, la situación podría haber sido peor. “Tengo que agradecer que no tuvimos una víctima fatal”, reconoció en declaraciones a La Radio. “Estoy ahora en un colegio primario y acá cayó un árbol que causó un tremendo daño a la escuela. Afortunadamente fue un día y horario donde no había nadie”, comentó.

“Estamos recorriendo los edificios educativos y organizado desde el Comité de Crisis respecto de las necesidades que ahora se tienen porque hubo muchas voladuras de techos. Muchos inconvenientes estamos encontrando en los muros de las casas donde hay varias que hasta ahora no tienen energía eléctrica desde el viernes a la noche”, señaló.

Armella comentó que Desarrollo Social asiste a 190 familias desde el domingo por la tarde. “Todavía no podemos cuantificar los daños pero lo que sabemos es que son muchos”, indicó.

“El viernes a las 22 no sabíamos qué hacer ni para donde ir porque estaba todo anegado con los árboles caídos. Estaban las redes eléctricas por el suelo. También había antenas de videocable y de radio caídas. Menos mal que pudimos tener comunicación vía teléfono celular. A partir de ahí fuimos llamando y organizando. Hubo algunos heridos por el tema del granizo, con algunos puntos de sutura”, informó.

“El viento fue tremendo. La cantidad de árboles caídos nos sorprendió. Techos que volaron 200 metros. Se nos han caído edificios históricos. Nuestro emblema que es (la escultura de) el machetero quedó por el piso. Incluso, me abracé con una familia que se le voló el techo y nos pusimos a llorar juntos”, añadió Armella.

 

 

 

Compartir