Paraísos fiscales: Caputo, Isabel II, Santos, Bono y Madonna, implicados

La investigación encabezada por ICIJ - un consorcio de 382 periodistas de casi 100 medios de comunicación de todo el mundo sobre el caso de paraísos fiscales - analizó más de 13 millones de documentos, y encontró al actual ministro de Finanzas del Gobierno Nacional, Luis Caputo, entre los involucrados del "Paradise Papers".

Luis Caputo, ministro de Finanzas.

Una élite que incluye a políticos, príncipes, empresarios, oligarcas, estrellas de Hollywood y deportistas de élite, al igual que de algunas de las más grandes multinacionales, como Apple, Uber o Nike. También, a varios de los bancos más reconocibles a nivel global, como Citigroup, HSBC o Credit Suisse, y algunas de las más prestigiosas universidades del mundo.

Advertisement

La nota publicada este domingo en el diario La Nación, señala que, antes de ingresar a la función pública en el gobierno del presidente Mauricio Macri, Caputo administró Noctua Partners, una gerenciadora de fondos de inversión en Miami con ramificaciones en Delaware y las islas Caimán, dos jurisdicciones en las que rigen el secreto y las ventajas fiscales,según el informe de cuatro de cuyos periodistas integraron el equipo de la ICIJ que realizó la investigación.

Noctua estaba vinculada con Axis, una sociedad gerente de fondos de inversión radicada en la Argentina.
Además, Luis Caputo fue manager de Alto Global Fund, un fondo de inversión en las islas Caimán. Es una de las jurisdicciones offshore más secretas.

El ministro de Finanzas, aseguró a La Nación: ‘”No hay ningún conflicto de interés, hoy no tengo nada que ver ni con Axis ni con Noctua; la primera vez que traté con fondos buitres fue como funcionario, ningún fondo que haya litigado contra la Argentina estuvo vinculado a Noctua, no lo creo; si fuera así, me trago este teléfono”.

En Argentina, Paradise Papers puso la lupa en Caputo, y sus vínculos con fondos de inversión en Islas Caimán, Delaware y Miami, además del financista Ignacio Jorge Rosner, quien busca quedarse con el imperio de Cristóbal López y aparece como directivo de una offshore vinculada a negocios agropecuarios.

Origen evasor
Conocida como los “Paradise Papers”, la nueva filtración proviene de dos estudios jurídicos con sede central en Bermuda y Singapur: Appleby, uno de los tres bufetes más selectos del mundo dedicados al armado y la administración de estructuras societarias offshore complejas, y Asiaciti Trust, otro proveedor de este tipo de sociedades. El proyecto también incluye a los registros oficiales de sociedades de 19 jurisdicciones célebres por su opacidad.

Los 13,4 millones de documentos -que en total representan más de 1.4 terabyte de información- exponen la operatoria hasta ahora oculta de lo que se conoce en la jerga como “el círculo mágico offshore”.

 

A partir de ese momento, el Consorcio inició una investigación, para la cual convocó a fines del año pasado a un puñado de periodistas, cuyo número se expandió con el paso de las semanas hasta abarcar a 382 profesionales de 96 medios de comunicación de 67 países. Entre ellos, siete periodistas de los diarios La Nación y Perfil, el canal América y el portal Solo Local, de Bahía Blanca.

Recurrir a una sociedad offshore o abrir una cuenta bancaria en un paraíso fiscal no es, en sí misma, una actividad ilícita. Pero si el “beneficiario final” de esa operatoria no declara su dinero o cualquier otro activo a las autoridades tributarias de su país, puede incurrir en los delitos de evasión o lavado, entre otras figuras penales.

Consultado de manera formal por ICIJ, Appleby se negó a responder preguntas. Optó por difundir un comunicado de prensa a través de su página oficial de Internet en el que remarcó que cumple con los más altos estándares de control y que, tras iniciar una investigación interna, rechaza cualquier acusación de irregularidades propias o de sus clientes.

Con casa matriz en Bermudas, 119 años de historia y más de 700 empleados desplegados alrededor del mundo, Appleby es uno de los estudios jurídicos más prestigiosos del mundo para constituir y administrar sociedades o entramados offshore. Pero también facilita la apertura de cuentas bancarias para clientes que quieren proteger sus ahorros y, en ciertos casos, evadir impuestos, mantener sus finanzas en las sombras o reintroducir dinero negro en el circuito formal.

Sin embargo, a diferencia de los “Panamá Papers”, en los que empresarios, políticos y deportistas de toda América Latina representaron un porcentaje elevado de clientes del estudio Mossack Fonseca, las actividades de Appleby parecen concentrarse en clientes “premium” de América del Norte y Europa. En particular, de Estados Unidos.

Para responder a los requerimientos de esos clientes VIP, según surge de la documentación interna analizada, Appleby abrió oficinas en puntos neurálgicos del planeta célebres por su opacidad. Entre otros, en las islas Caimán -en el Caribe-; Hong Kong -en el corazón de Asia-, la isla de Man -en Europa-, o las islas Mauricio, 900 kilómetros al este de Madagascar, en pleno océano Índico.

 

 

 

Advertisement
VIAPerfil/La Nación
Compartir