Los diputados kirchneristas no desafían a Macri, no saben hacer otra cosa

El modelo de gestión de una Cámara de Diputados de neto corte Kirchnerista, con una larga tradición en prácticas clientelisticas, populistas y prebendarías, le impiden a nuestros legisladores siquiera entender la convocatoria federal a la racionalización del empleo público.

Fernando Novo, contador público.

Por Fernando Novo (*)

Advertisement

Todos los días vemos y escuchamos a los diputados Kirchneristas quejándose de que la Provincia del Chaco no recibe suficientes recursos federales de la Nación y cada vez que nos consultan y que nos publican, sostenemos que no es solo una cuestión de los recursos que se reciben – que de hecho son un 70 % más que hace dos años -, sino que es una cuestión de exceso en el gasto generado por la creación de empleo no productivo en el sector publico.

En el Chaco se ha tomado al estado como un botín político y aumentar el empleo público aparentemente es el único fin para el que llegaron a la función pública.

Hace una década ininterrumpidamente ingresan amigos y familiares a las nomina salarial, la cual le cuesta al Chaco la totalidad de los recursos de coparticipación que recibe la Provincia.

Ahora nuestra Cámara de Diputados, ampliamente dominada por el Kirchnerismo, nuevamente le está dando un duro golpe a las ya deficitarias cuentas fiscales de la Provincia ampliando su cantidad de personal. Esto implicara, sin ninguna duda, que seguirán esperando respuestas aquellos que si necesitan de esos recursos para mejorar la prestación de sus servicios, como los sectores de la salud, la educación, la seguridad y la justicia.

Informan ahora que pretenden incorporar 150 nuevos cargos en la Cámara de Diputados del Chaco. Es una falta de respeto que en momentos en que se está tratando de buscar mecanismos para reducir el déficit fiscal en todas las jurisdicciones, nuestros representantes actúen a contrapelo de los cambios que la Argentina está intentando.

Nuestra Cámara de Diputados es un (mal?) ejemplo de cómo funciona el clientelismo en nuestra política domestica. Los 1.200 empleados que tenía este poder en el 2008 y que insumía el 2 % del Presupuesto General de la Provincia, casi se duplicaron al cabo de 10 años, llegando a 2263 los cargos presupuestados en el 2017. Para el 2018, se proyecta que nuestra Cámara de Diputados aumente en un 25 % la relación del gasto en el Presupuesto General de la Provincia del Chaco, llegando al 2.25 del total del mismo.

Por este camino, es lógico que en Chaco nunca alcancen los recursos.

(*) Contador Público

Advertisement
Compartir