Alumnos de primaria de la Escuela Nº 612 de Plaza utilizan una cocina solar

A través de un Proyecto Especial de Pro Huerta, formulado por técnicos de la ODR INTA Presidencia de la Plaza, la comunidad educativa de la Escuela N° 612 Mariano Moreno fue beneficiada con la entrega de una cocina solar. Los chicos ya cocinan en ella y comparten solidariamente los alimentos con el resto de los alumnos.

Los niños de la escuela 612 con su cocina solar.

En el marco de las capacitaciones previstas para su uso, se realizó el 23 de octubre una jornada demostrativa coordinada por el ingeniero agrónomo Gerardo Roberto Martínez, destinada a estudiantes y docentes, donde a través de una jornada teórico práctica, se impartieron conocimientos sobre el uso de las energías renovables, el diseño y funcionamiento de la cocina solar y sus aplicaciones de uso.

Advertisement

En esa oportunidad, se cocinaron 5 kg. de chorizos a la olla negra, los cuales fueron compartidos entre los estudiantes de sexto y séptimo grado, al cabo de 3,5 horas de cocción.

Posteriormente, los mismos estudiantes realizaron una práctica de uso de la misma, preparando arroz con leche. Dirigidos por la docente, profesora Silvia Mariela Gutiérrez Fernández, los integrantes de 7° grado A, prepararon 3 litros de arroz con leche, tarea que les insumió dos horas y media de cocción en la cocina solar, obteniendo un producto de muy buen sabor, consistencia y terneza.

Esta cocina solar, así como su forma de uso, será expuesta por los integrantes de la escuela en la muestra interinstitucional que se realizará el próximo viernes 3 de noviembre en el Club Comercio de Presidencia de la Plaza.

A la Escuela N° 612, de jornada completa, asisten 225 alumnos de nivel primario, 25 de nivel inicial y 6 alumnos de la Escuela de Educación Especial N° 39 María Rosa Chaquirez, 21 docentes y una maestra de apoyo a la integración como pareja pedagógica, además del personal de servicio y contratados.

Al referirse a la situación social de los asistentes a la escuela, la directora de la misma, Viviana Ester Avalos, expresó: “Se trata de un barrio de gente con muchas necesidades, pero también con una gran solidaridad. Esto se vio demostrado con la voluntad de querer compartir lo que se había cocinado con los compañeros de otros grados. Cuanto mayores son las necesidades, mayores son las muestras de solidaridad que expresan, donde no dan lo que les sobra, porque nada les sobra, comparten todo lo que tienen; aprendí mucho de ellos en los años que estoy al frente de la dirección.”

 

Advertisement
Compartir