Presunto caso de gatillo fácil: “Vamos a ayudar a la Justicia para que esto se esclarezca”, dijo Nievas

El ministro de Seguridad, Martín Nievas, aseguró que desde el gobierno colaborarán con la Justicia en todo lo que se pueda para esclarecer la muerte de José Luis Martínez, un joven de 18 que murió el domingo en Barranqueras de un disparo en la cabeza mientras la policía lo perseguía por ser el presunto autor del robo de una moto. Por el hecho está detenido el agente, Luis Sánchez.

Martín Nievas, ministro de Gobierno.

“Este fue un hecho desgraciado que ya está en manos de la Justicia”, indicó Nievas en declaraciones a La Radio. El funcionario confirmó que el Organismo de Control Interno (OCI) abrió un sumario interno y en este momento “el policía está suspendido en el servicio, sin su credencial, sin estado policial y sin percibir sus haberes. Además, su arma está secuestrada en el marco de la investigación judicial”.

Advertisement

“Es la justicia la que determina responsabilidades. Y la responsabilidad que determine que nosotros no vamos a interferir, sino que más que nada vamos a ayudar a la Justicia para que esto se esclarezca y la familia sepa realmente qué es lo que sucedió”, remarcó Nievas.

El hecho

Cabe recordar que un presunto caso de gatillo fácil se produjo en la madrugada de este domingo en Barranqueras y dejó como saldo un joven de 18 años muerto. De acuerdo al informe policial, el disparo se dio tras un “forcejeo” entre uno de los policías y la víctima, quien estaba siendo perseguida por presuntamente haber robado una motocicleta.

Todo se originó pasadas las 1.30 de la madrugada del domingo, cuando comenzó la persecución de tres sujetos que habrían robado horas antes una moto Corven 110 cc en calle Pirovano Nº 5085, en Barranqueras.

En el operativo, uniformados de la comisaría de Vilelas lograron detener a uno de los buscados. Cuando lo subían al móvil policial para trasladar, el agente Luis Sánchez y el sargento Jorge Duré, volvieron corriendo hasta el lugar y comentaron que había un joven con una herida de bala en la cabeza. La víctima se llamaba José Luis Martínez, tenía 18 años y estaba tirado en un charco de sangre en calle Bolivia al 469.

El informe policial sostiene que “de averiguaciones practicadas este sujeto se estaría dando a la fuga con una motocicleta marca Corven, la cual habría sido sustraído en horas más tempranas, por Diagonal hasta llegar a calle Bolivia donde es alcanzado por uno de los empleados policiales que lo seguía. Este sujeto intento sacarle su arma reglamentaria de su cartuchera y en el forcejeo se produjo un disparo de arma de fuego, cayendo este individuo al suelo”.

Al lugar arribaron el fiscal 6, Roberto Villalba junto con el ayudante fiscal Juan Bejarano. Tras interiorizarse de lo ocurrido manifestó que daría intervención al Gabinete Científico y al fiscal de Derechos Humanos Daniel Turraca.

A pesar de tener una herida en la cabeza (a la altura de la ceja) con pérdida de masa encefálica, el joven Martínez llegó con vida hasta el hospital Perrando. Agonizó dos horas hasta que murió pasadas las 4. La causa quedó caratulada como “muerte dudosa”.

Ese mismo domingo, Turraca ordenó que se detenga a los policías Duré y Sánchez y que se secuestren sus respectivas armas reglamentarias. Sin embargo, el lunes se ordenó la libertad de Duré, mientras se ratificó la prisión preventiva a Sánchez acusado de “homicidio agravado”.

Advertisement
Compartir