“Argentina es de los países que más está sintiendo el cambio climático”

Claudia Terenghi y Luis Romero, de la cartera de Ambiente del Chaco, visitaron el piso de CIUDAD TELEVISIÓN tras su participación en la Cumbre Economía Verde. Si bien la Argentina está lejos de considerarse un país emisor de gases de efecto invernadero, advirtieron sobre los cambios notables en las distintas regiones y en el Chaco, y apelaron a la participación de todos los sectores para “avanzar en medidas que mitiguen el efecto del cambio climático”.

La subsecretaria de Ambiente, arquitecta Claudia Terenghi, y el coordinador del Programa Provincial de Cambio Climático, geógrafo Luis Romero, visitaron los estudios de CIUDAD TELEVISIÓN para compartir la experiencia tras su participación en la Cumbre Economía Verde a la que asistieron como parte de los 300 becarios y referentes mundiales de la economía, el ambiente y el desarrollo sustentable, para debatir de manera puntual sobre los efectos del cambio climático, y delinear acciones que mitiguen lo que ya empieza a visibilizarse en todo el mundo, sin que la Argentina y el Chaco se vean exentas de esto.

La subsecretaria de Ambiente, explicó que la mayoría de los aspectos que se discuten en el marco de la Cumbre de la Economía Verde hacen al cambio climático.

“Nosotros somos una de las primeras provincias de Argentina que definió, a través de la decisión del gobernador Domingo Peppo, un programa provincial de cambio climático. Y eso influye mucho en la visión que tiene el resto de la Argentina respecto de nuestras actividades, lo mismo que ocurre respecto del área de educación ambiental”, comentó que la funcionaria y aseguró que “de alguna manera, venimos haciendo punta en esto. Eso tienen un peso hacia afuera”.

No obstante ello, reconoció que “el fuerte del Ministerio y también como equipo de Gobierno es la interacción con otros y hacer con otros”. “Por eso esta oportunidad no fue solamente para aprender sino para crear redes, tener lazos y empezar a trabajar porque la verdad que el equipo de los 300 becados es muy activo, somos una especie de promoción muy demandante de formación y de actividad y vemos que va a ser muy potenciada por la inercia que se genera a partir de esto”.

Mientras que para Romero, se trató de una experiencia muy positiva en cuanto a que “ya no se discute si hay o no cambio climático sino esto de empezar a trabajar en cómo vamos a adaptarnos a estos nuevos escenarios”, como “las más de cinco tormentas tropicales que se convirtieron en huracanes, tres de ellos de categoría cinco”.

“Eso pone en debate la cuestión de la sustentabilidad y cómo tenemos que trabajar en medidas que reduzcan las emisiones que son en gran parte las que hoy están potenciando la variabilidad natural del clima e incidiendo en estos cambios. Las actividades del hombre, cuando no son controladas en cuanto a sus emisiones, generan una mayor incidencia en lo que hace a la frecuencia de los fenómenos y al mayor impacto”, amplió el funcionario y explicó que tampoco es lo mismo que un huracán toque Centroamérica que el sur de los Estados Unidos, analizando el fenómeno también desde el punto de vista económico que es lo que, en definitiva, lo que también se discute en la Cumbre Economía Verde.

Desarrollo sustentable
El centro del debate de la cumbre Economía Verde se vinculó de manera directa, tal como lo comentaron, al desarrollo sustentable. “Nosotros tenemos muy clara esa línea de pensamiento porque de nada sirve avanzar en medidas específicas desde un solo sector, sin el acompañamiento de los demás sectores. No podemos avanzar en medidas que mitiguen el efecto del cambio climático, que hoy es una de las problemáticas ambientales más grandes del mundo, sin ayuda del sector privado, estatal, académico”, aseguró Romero y apeló a la integración de todos los actores.

Habló además de lo interesante de haber presenciado la ponencia de empresas que han desarrollado prácticas sustentables para reducir, por ejemplo, el consumo de energía eléctrica o de agua potable, “con procesos eficientes de manejo de energía, impulsando mayor desarrollo de energías renovables”. “Eso, en la ecuación final, tiene un impacto muy positivo porque se empieza a quitar un poco de presión sobre los sistemas naturales”, valoró.

“Si no empezamos a actuar para reducir el efecto que generamos en la naturaleza, los daños cada vez van a ser mayores y se van a ver perjudicadas nuestras economías, nuestro vivir cotidiano, nuestras ciudades, advirtió.

En cuanto a los efectos en la Argentina, Romero aseguró que en los últimos tres años, y puntualmente en 2017, “hemos roto muchos límites estadísticos de más de 40 años de observación meteorológica e hidrometeorológica. Hemos tenido mayores precipitaciones en el centro del país y en la Patagonia. Y en la región del NEA se está viendo que las tormentas están cada vez más intensas, están generando mayor aporte de precipitación en periodos de tiempo mucho más corto y generan que los sistemas urbanos necesiten planificar y ver cómo vamos a desarrollarnos de acá al 2030”.

Para el ambientalista es urgente empezar a trabajar en tres líneas; por ejemplo, la adaptación a los cambios. “Prácticamente no hubo invierno en el Este del Chaco con una anomalía de 4º más de calor que lo normal. De enero a abril hemos recibido casi el 70% de las precipitaciones anuales, hemos visto condiciones de mucha sequía en varios puntos de la provincia, tormentas de granizo en pocos periodos de tiempo que antes no la veíamos tan seguido y que de hecho han generado un impacto muy fuerte especialmente en el interior”.

“Son todos síntomas que nos están indicando que el cambio climático está presente, que los patrones de comportamiento que antes considerábamos normales hoy están teniendo una variación y está asociada y acentuada por los gases de efecto invernadero. Hoy, Argentina es uno de los países que más está sintiendo el cambio climático aunque no sea un país emisor”, remacó Romero.

Frente a esto, ambos hablaron del “desafío de generar políticas públicas para mitigar esto, pero deben involucrarse todos los sectores”.

Compartir