Clelia Ávila: “No organicé ni convoqué a ninguna marcha; rechazo todo tipo de violencia”

Sindicada por algunos funcionarios gubernamentales como organizadora de la marcha contra el 32º ENM, que culminó con incidentes en la plaza central, la ex diputada provincial aclaró en RADIO CIUDAD que ni organizó ni convocó a la marcha. Que sólo fue con una amiga "como ciudadana". Dice no haber visto nada, que participó de dos talleres del Encuentro y que se sintió "menoscabada como mujer".

Clelia Ávila.

En el inicio del diálogo, Clelia Ávila pidió: “Vamos a partir de una base. Que yo no he organizado jamás ninguna marcha, no soy autora de ninguna convocatoria de alguna contramarcha o cosa que se le parezca”.

Al referirse a la movilización que culminó con incidentes, aclaró que, “fui con una amiga en calidad de ciudadana. Porque en las redes sociales circuló lo de la marcha, que en principio pareció que no iba a ser nada, pero después de las 15 cuando ya estaba casi concluyendo, en el último tramo, he participado”.

“No entiendo hacia dónde va esto”
Más delante, Ávila se preguntó “no sé si es un pecado ser radical o haber sido diputada para que se tiren todos contra mí. La verdad, no entiendo hacia dónde va esto. Porque una cosa es decir participó fulano de tal, y otra cosa es querer desligarse de toda responsabilidad y atacar a alguien que no tiene nada que ver, ni con lo sucedido con las mujeres autodenominadas feministas y no sé que otros nombres tienen”.

Agregó en esta parte que, “mucho menos con algunos incidentes que pudieron haber pasado, de los que ni siquiera fui testigo. Porque terminaba la marcha y me estaba yendo, y escuchamos un tumulto a lo lejos, y me enteré después – por los medios – que fue una especie de agresión. No sé si fue provocación de un lado y reacción del otro”.

Habló sobre que había gente indignada, “pero no sé si reaccionaron o no unos chicos. Según me dijeron fueron unos jovencitos los que reaccionaron así”.

Sin responsabilidad
Volvió Ávila a hablar de la marcha y los incidentes, afirmando que, “estuve en el primer tercio de la marcha, y eso sucedió del medio para atrás. No puedo hacerme responsable de las actitudes de cualquier ciudadano, sea menor o mayor que haya estado por allí”.

“No he escuchado sacar a la luz todo lo que pasó, lo que sufrió nuestra ciudad, el desastre que se ha hecho en los edificios públicos, que lo pagamos todos. Porque el pueblo tiene que saber que sale de su bolsillo. Ni un funcionario paga de su bolsillo nada de lo que gasta, las horas de trabajo de la gente, ni los materiales de limpieza”.

“Rechazo la violencia”
Con cierto nerviosismo pero con firmeza, reiteró que “rechazo todo hecho de violencia. Que les quede claro, no estoy apañando para nada. Jamás avalé ni un solo hecho de violencia verbal o física. Que me digan que antecedente de violencia tengo, o dónde están las pruebas de que he instigado o generé algún acto de violencia. El que acuse se tiene que hacer cargo de lo que dice”.

Talleres y trato
Luego, sobre otras actividades relacionadas con el ENM, aclaró que “estuve en el taller de la Escuela Benjamín Zorrilla, en los talleres 10 y 7” (N.d.R: en realidad, lo hizo en la Escuela Raúl B. Díaz); pero cuestionó la “forma en que se dirigían hacia nosotros, que no estábamos a favor del aborto. Era violencia verbal, pero dentro de todo no pasó a mayores, solo fueron esas faltas de respeto e intolerancia hacia los que piensan distinto”.

“Nosotros planteábamos nuestra postura y posición. Cualquier ciudadano tiene derecho a expresarse”, dijo; agregando que “esas mismas personas que, en parte, hicieron esos disturbios, o dijeron que son las feministas, o que eran de ultraizquierda, o militantes K, porque es lo que ellas mismas decían; bueno, esa gente que es intolerante, fueron también las que violentaron en nuestra ciudad y agredieron. Porque ofenden a la gente dañando edificios públicos, especialmente a la Catedral. ¿Porqué no se respeta la fe?”.

Defendió su postura acotando que, “si yo no creo en lo que creen los otros, quiero tener la grandeza suficiente de respetar al otro. Es lo que ocurre en una sociedad civilizada”.

“Nuestra ciudad”
En otro orden de cosas, dijo que “esta es una linda ciudad y nosotros amamos nuestra ciudad. Es nuestra casa. No justifico nada. Rechazo todo acto de violencia, venga de donde venga”, tras lo cual consideró que “esa gente no nos representa. Yo como mujer me he sentido menoscabada”.

Al tocar el tema de la iglesia y la actitud de los diputados en los casos de curas pedófilos, evitó opinar sobre ello; y reiteró que, “fui legisladora de 2007 a 2011. Mal me cabe el nombre de legisladora porque soy mandato cumplido, nada más. No me gusta atribuirme títulos que no los tengo. Por otro lado tampoco soy candidata, no está en mis planes”

“Cuando estuve en la Legislatura me ocupé de temas como los recursos naturales, de familia, de los niños, y otros que pueden consultarlos en la Cámara de Diputados. Soy autora de la Ley de Trata, y eso nunca se dijo”, finalizó.

 

Compartir