32º Encuentro Nacional de Mujeres: “La marcha es decir muy fuerte que estamos presentes”

En la recta final de cara al 32º Encuentro Nacional de Mujeres, María Angélica Kees, integrante de la Comisión Organizadora, se refirió a la previa en cuanto a ultimar lo necesario para recibir, en números ciertos hasta aquí, a poco más de 60 mil mujeres. Frente a lo multitudinario y sobre todo a la marcha prevista para el domingo, cuestionó la doble moral que se percibió desde sectores sociales y pidió revisar esos valores por los que a veces importa más una pintada a que maten a una mujer cada 18 horas.

La ingeniera agrónoma María Angélica Kees, integrante de la Comisión Organizadora del 32º Encuentro Nacional de Mujeres que tendrá lugar desde el 14 al 16 de octubre en Resistencia, visitó los estudios de CIUDAD TELEVISIÓN espacio en el que compartió en detalle los pormenores de una convocatoria multitudinaria ya en la recta final, “que vivimos con mucha alegría, porque se palpita y se disfruta de toda la actividad previa”.

Advertisement

Habló de una fuerte movilización de quienes integran la CO, distribuidas en diferentes lugares de la ciudad y todo el territorio provincial para organizar el alojamiento, la atención a las “encuentreras” que van a llegar, la distribución de las viandas que se van a asignar; el sonido, la  iluminación, la logística de baños químicos para aquellos lugares en donde va a haber mayor concentración, “fundamentalmente en el club Sarmiento donde se va a inaugurar el sábado a la mañana”.

Además, ya están coordinados los lugares para los 71 talleres que abordarán diversos ejes temáticos, con dos nuevos que referirán a la revictimización de las mujeres que sufrieron  violencia y a los estereotipos de las mujeres respecto a la cuestión del aumento de peso, la gordura.

Aseguró que si bien el número de participantes es importante, se esperan por estos días 60 mil mujeres en números ciertos y más que pueden aún sumarse a la convocatoria abierta y horizontal; la Comisión se encuentra bien organizada, previendo la presencia de dos de sus miembros responsables por taller, además de un número de 4 a 6 asistentes, y dentro de cada institución con espacios en donde el grupo no supere las 35 personas. “De modo tal que las “encuentreras” van a ingresar a la institución, al taller que hayan elegido, y cuando se completa el cupo de 35 personas pasarán al siguiente salón. “Cada uno de esos talleres va a tener una coordinadora nominada por la Comisión Organizadora al solo efecto de que la palabra circule, que no haya predominio hegemónico de ningún grupo de los que vienen a marcar una postura individual o a hacerse dueñas de las ideas. En ese taller hay autonomía, hay independencia, no se vota. Y en ninguna instancia del encuentro hay votaciones. Conversamos así sean horas hasta llegar a una postura consensuada y en eso venimos trabajando”, se explayó Kees.

En cuanto a la marcha,  aseguró que será “una movilización muy grande” además de ser “la manera muy fuerte de decir “las mujeres estamos presentes”, “las mujeres queremos formar parte de las agendas de los Estados y de las organizaciones”, pero de verdad; no sólo para decir “estamos atendiendo a las mujeres” sino para marcar pautas en ejes temáticos fundamentales. No nos olvidemos que todo lo que se trabaja en los Encuentros después pasa a ser institucional. Se trabaja en el Congreso, en los Concejos municipales, en los Poderes Ejecutivos de todos los niveles”.

Recordó aquella primera marcha de 1.986, cuando aún se discutía sobre los derechos a la patria potestad compartida con el marido. “Hemos crecido, hemos avanzado, todo se fue institucionalizando”, afirmó.

Recalcó que el Encuentro es de autoconvocadas, y aseguró: “Yo no represento a ninguna organización política en este Encuentro (informando sobre su pertenencia) y eso es lo que las compañeras tienen que entender: Porque muchas veces vienen con el mandato patriarcal de sus propios partidos a imponer mandatos patriarcales en reuniones en donde necesitamos discutir cuestiones inherentes a las condiciones. No hemos logrado permear las estructuras patriarcales de los partidos. A las mujeres nos sigue costando mucho la cuestión política. Esta es una construcción de todos los procesos de pensamiento y también de poder. Las mujeres necesitamos también esta cuestión de salir a discutir”, manifestó.

En cuanto a los alojamientos, si bien la organización está avanzada, reiteró que sigue disponible la página de facebok “Busco y ofrezco alojamiento para el 32º ENM” en donde de manera efectiva muchas y muchos vecinos ofrecieron a quien lo solicita un espacio en sus propias casas.

Agradeció el respaldo del Estado Provincial, Municipal y Nacional para el desarrollo del Encuentro.

La marcha y la doble moral
A fin de romper con algunos mitos, Kess apeló a la ciudadanía a aceptar que la diversidad existe y que en 70 mil mujeres “no hay manera de que podamos garantizarle a todo el mundo esto que nos dicen, “pórtense bien”. Es la frase que más he escuchado y yo me doy por enterada; pero andá y avisale a 69.999 mujeres que no te escucharon, que vos esperas que nos portemos bien como vos creés que es portarse bien. Porque si yo decido que mi cuerpo es mi territorio, que yo acá voy a decir y acá voy a escribir lo que quiero que vos sepas; es mi soberanía territorial este cuerpo”, manifestó.

Cuestionó además que se constituya en un problema o un prejuicio, y hasta una doble moral, “el que yo marche con las tetas al aire, o con el culo al aire”. “No hay problema con eso porque estoy escribiendo mi historia y mi soberanía. Y si alguna se descuelga y pinta una pared nosotros después vamos a ir y lo vamos a remendar. Pero no nos olvidemos que nos están matando una mujer cada 18 horas. Si a vos te preocupa que alguien pinte una pared pero no salís a reclamar por las muertes y los femicidios, vos deberías ver dónde están tus valores, si en la pared pintada o en el cuerpo lacerado de esa mujer que no estará más con sus hijos, con sus padres, con sus compañeros. ¿Dónde vamos  poner como sociedad la verdadera preocupación? En el culo, en las tetas que estás mirando o en nuestras niñas de 10 años pariendo, en nuestras mujeres masacradas, en los colectivos LGTB sometidos a la prostitución, al desprecio, al maltrato. ¿Dónde vas a poner vos tu ética, tu decisión y tu valoración?. Ese es el desafió que tenemos, rediscutir valores, posicionamientos”.

Por último, sobre la seguridad, aseguró la preferencia es mantener un operativo propio para el cuidado mutuo y colectivo, sin agentes externos que interfieran dentro de la marcha. “Nosotros queremos que las mujeres se expresen tranquilas”, concluyó.

 

Advertisement
Compartir