Exhortan a no utilizar nombres e imágenes de niños y niñas en situación de vulnerabilidad

Ante los casos que adquieren trascendencia mediática, desde la cartera social se apela al compromiso del respeto a las normativas en lo que hace al resguardo de imágenes y nombres de niñas y niños en situación de vulnerabilidad.

Exhortan a un uso responsables de imágenes y nombres de niñas y niños en situación de vulnerabilidad

Ante la trascendencia que adquirió en los medios un caso en el que una niña fue vulnerada en sus derechos más elementales, desde el Ministerio de Desarrollo Social se convoca a medios de comunicación a uso responsable en lo que respecta a nombres e imágenes.

Advertisement

Como bien lo describe el artículo 22 de la Ley 26061 que establece el Sistema de Protección integral de Derechos de la Niñez y la Adolescencia, las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a ser respetados en su dignidad, reputación y propia imagen.

“Se prohíbe exponer, difundir o divulgar datos, informaciones o imágenes que permitan identificar, directa o indirectamente a los sujetos de esta ley, a través de cualquier medio de comunicación o publicación en contra de su voluntad y la de sus padres o representantes legales”, versa el artículo.

Desde el Ministerio de Desarrollo se exhorta a velar por el cumplimiento de la normativa y con ello al sistema de protección, que implica dar valor al concepto de la necesaria corresponsabilidad que debe darse entre el Estado y sus organizaciones para la protección plena de los derechos de la infancia.

Recomendaciones

Como se sabe, la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual cuenta con una vasta trayectoria en la que hace a la custodia de los derechos de la infancia y para ello elaboró una serie de sugerencias para el tratamiento de estos casos.

Entre las que se cuentan realizar una cobertura respetuosa de los derechos antes que una mediatización sensacionalista y espectacularizante de lo sucedido.

Procurar un abordaje riguroso, no basado en conjeturas o supuestos, sino en fuentes pertinentes y especializadas.

Brindar información precisa sobre las investigaciones o el estado del proceso judicial si lo hubiera, respetando la reserva de información procesal que pudieran disponer las autoridades judiciales.

No difundir información que permita identificar a las víctimas dado que la exposición puede comprometer sus derechos.

Extremar los recaudos para preservar la identidad de niños, niñas y adolescentes.

Evitar tanto la identificación directa -difusión de datos personales, imágenes de vivienda, fotografías y videos sin blurear y audios sin editar (alterando la voz para evitar el reconocimiento)- como la indirecta -difusión de nombres de los padres, familiares, imágenes de escuela y demás espacios de pertenencia.

Evitar la estigmatización de las víctimas y de su entorno.

Evitar realizar cualquier afirmación que tienda a culpabilizar a las víctimas y deslegitimar sus demandas.

Se recuerda la necesidad imperiosa de respetar la vida privada de las personas.

Por ello se recomienda no exhibir información, fotos o datos personales que correspondan a la esfera de privacidad o intimidad, ni detalles escabrosos de los sucesos de los que son víctimas, o que puedan afectar su dignidad u honor o el desarrollo normal de su vida futura o provocar un mayor sufrimiento.

Ni una Menos

Por su parte, el colectivo Ni Una Menos Resistencia repudió las declaraciones del ministro de Seguridad, Martin Nievas, las cuales “violan los derechos de la niña de 11 años desaparecida en Puerto Tirol y encontrada con su padrastro”.

“Entendemos que es responsabilidad de un funcionario público conocer, respetar y bregar por el respeto de la legislación vigente, más aún cuando se trata de los derechos de la infancia. Le recordamos al ministro y a los medios de comunicación que la divulgación de información de índole privada vulnera la intimidad de la menor y viola sus derechos consagrados en las legislaciones nacionales y tratados internacionales adheridos por país. Por lo tanto tienen obligación de acatarlos por Constitución Nacional por lo contrario serán pasibles de demandas de carácter civil y penal”, informaron.

“Por ello exigimos el respeto a la legislación vigente como la ley 26.061 que en su artículo 22 protege el derecho a la dignidad de niños, niñas y adolescentes prohibiendo expresamente exponer, difundir o divulgar datos, informaciones o imágenes que permitan identificarlxs a través de cualquier medio de comunicación o publicación en contra de su voluntad y la de sus tutorxs cuando se lesione su dignidad o la reputación”, remarcaron.

El colectivo hizo responsable al ministro Nievas “por el daño moral a la integridad, dignidad y reputación de la niña, entendiendo que ante la gran difusión de su rostro como parte del protocolo de búsqueda, difundir un hecho tan privado y sensible para la menor y su entorno como su estado de gestación constituye una grave falta al derecho a su intimidad y dignidad. ¿Cuántas veces más van a abusar de la niña? Deben saber, al menos, que cada vez que la exponen están provocándole un daño irreparable”.

“Esta revictimización de la menor demuestra una vez más el desconocimiento sobre la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes durante un proceso judicial y su tratamiento mediático. Por ello exigimos la urgente capacitación de trabajadorxs de medios y funcionarios públicos en un abordaje que proteja los derechos de las víctimas de violencia de género y menores en procesos judiciales”, aseveraron.

“Al respecto hay legislación vigente y acuerdos internacionales suscriptos por la República Argentina. Por ejemplo la guía para el tratamiento periodístico adecuado de niñez y adolescencia propuesta por UNICEF y la Convención Internacional de los Derechos del Niño que establece que los medios tienen la tarea de difundir información que tenga por finalidad promover el bienestar social, espiritual y cultural del niño, la niña y el adolescente. ¿Qué bienestar promovieron los medios para esta niña a la expusieron masivamente en lo que tal vez sea el peor recuerdo de su vida? Ese recuerdo tan íntimo y doloroso para ella ahora ni siquiera le pertenece. Porque gracias a la irresponsabilidad del ministro y de los medios ya le pertenece a toda la sociedad. ¿Entienden la estigmatización que esto significa? ¿la marca de por vida que ahora sellaron en su frente?”, se preguntaron.

“Exigimos seriedad y responsabilidad al momento de abordar y brindar información. Porque atrás de esa primicia, de esa noticia jugosa, hay una niña a la que le han robado el derecho a la infancia. Estas acciones, además de alimentar el morbo en la sociedad, alimentan los estereotipos y conductas machistas que nos cuestan la vida de una cada 18 horas, y el dolor y la humillación de todas las demás. Sean responsables. Dejen de ser cómplices de este feminicidio colectivo”, finalizaron.

 

Advertisement
Compartir