Defensa del Consumidor: financieras, bancos y tarjetas de crédito al tope del ranking de reclamos

Es lo que se registró hasta el mes de julio en la Oficina de Defensa del Consumidor del Municipio de Resistencia. Según la subsecretaria Ludmila Voloj, se prevé que se mantenga esa tendencia por la situación económica que atraviesa el país.

Casas de préstamos

Los reclamos contra casas de préstamos, financieras, bancos y tarjetas de crédito se ubicaron al tope del ranking de la Oficina de la Dirección General de Defensa del Consumidor del Municipio de Resistencia durante el primer semestre de 2017, en lo que representa un fiel reflejo de la crisis económica por la que atraviesan miles de familias de la capital chaqueña. Además, desde la Oficina municipal se prevé que se mantenga esa tendencia que contrasta con los registros del año pasado donde las quejas contra los comercios de venta de aparatos de telefonía celular y de electrodomésticos encabezaron el podio. Las concesionarias y los planes de ahorro de autos y motos se ubican, al igual que en 2016, en el tercer lugar.

Advertisement

La subsecretaria de Industria, Comercio y Defensa del Consumidor, que depende de la Secretaría de Desarrollo Económico del Municipio, Ludmila Voloj, reveló que “el mayor reclamo es hacia financieras y bancos en la ciudad de Resistencia; después están los planes de ahorro, línea blanca (electrodomésticos) y después muebles, presupuestos, encargos específicos y, por último, telefonía, por la compra de aparatos”. Aclaró, en ese sentido, que “sobre servicio de telefonía celular no se pueden tomar reclamos porque para eso se encuentra habilitado el ENACOM, tanto para líneas fijas como móviles”. De todos modos, en caso de que un consumidor asista a la Oficina Municipal se toma nota de su reclamo y se deriva al ENACOM.

“La tendencia nos proyecta que va a continuar en primer lugar el tema de financieras: hay más gente que le es imposible afrontar muchas deudas o créditos que han adquirido, y que siempre han sido buenos pagadores y que en este momento no pueden afrontarlos, y les es más difícil”, reflexionó. Y agregó que “hay que valorar que esos consumidores se acercan al área solicitando la intervención de la Defensa del Consumidor no para no pagar sino para buscar una modalidad de pago acorde a su situación financiera”.

No todo lo que se firma tiene validez legal

Con respecto a la modalidad que muchas veces utilizan las casas de préstamos que hacen firmar pagarés a los solicitantes de los mismos, Voloj aclaró que “no todo lo que firmamos es válido”. En ese sentido, advirtió que “generalmente las empresas trabajan con contratos tipo, con cláusulas que no están determinadas y que no tenemos tiempo de leerlas o de comprenderlas”. Precisó que “no porque hayamos firmado quiere decir que todo sea válido, porque por más que estén escritas y consentidas por parte de la persona, muchas veces son nulas”.

“Muchas veces se trabaja sobre tasas de interés que no se ajustan en las establecidas por el Banco Central y generan este tipo de situaciones fraudulentas y no porque el consumidor las haya consentido quiere decir que son válidas o aplicables estrictamente como se las plantea”, sostuvo la funcionaria municipal.

“Cada vez estamos recibiendo más por esta cuestión propia de cómo ha caído la actividad, de que el poder adquisitivo cada vez alcanza menos, que sepa el consumidor que al menos tiene la posibilidad de acercarse a consultar que no se quede con la respuesta que le dan cuando va a la casa”, señaló Voloj.

Un trato digno

Por otro lado, la subsecretaria de Defensa del Consumidor del Municipio dijo que también los consumidores deben reclamar cuando este tipo de firmas no les dispensen un trato digno. Al respecto, aseguró que “cuando se trata de cuestiones de deuda o de incumplimientos de deuda, que son situaciones que el país ya vivió en otras épocas, afecta al consumidor como sujeto consumidor sino en su dignidad. Afrontar una deuda es terrible, no poder hacerlo cuando uno tiene la voluntad de pago. Uno tiene toda la congoja, la vulnerabilidad al acercarse a una casa de préstamo a decir que no puede, que sepa que por la falta de trato digno la ley contempla sanciones, no solo los deberes que tiene el proveedor respecto a la prestación en sí del producto o el servicio, sino también respecto del trato que debe dar al consumidor o a la consumidora”.

A dónde reclamar

Para cualquier tipo de reclamo, los usuarios y/o consumidores de bienes y servicios pueden dirigirse a la nueva oficina de la Dirección General de Defensa del Consumidor ubicada en Roberto Mora 60, comunicarse al teléfono 4458299 o al correo electrónico defensadelconsumidor@resistencia.gob.ar. También pueden acercarse a las oficinas de la Subsecretaría ubicadas en avenida Lavalle 750. La información completa sobre el funcionamiento del área se puede constatar en http://resistencia.gob.ar/mia/guia-del-consumidor/  

Advertisement
Compartir