Hoteleros chaqueños celebran la media sanción a la vuelta de feriados puente en 2018

El Senado de la Nación votó la media sanción al proyecto de ley que propone la vuelta de los feriados puente en 2018. Desde la Asociación de Hoteles, Bares y Afines del Chaco, Aldo Santalucía celebró lo que consideró un gesto hacia un sector que sintió el cambio económico desde asumido el gobierno de Macri. "La parte hotelera no creció en ningún puesto de trabajo más y la parte de gastronomía incluso cerró locales y despidió gente", afirmó.

El presidente de la Asociación de Hoteles, Bares, Confiterías y Afines del Chaco, Aldo Santalucía, celebró la media sanción en el Senado, “una decisión que tanto para nosotros, acá en Resistencia como para la Región y el país, es muy buena”. “En 2018 los feriados largos caen sábados y domingos por lo que la gente tampoco iba a poder aprovecharlos. Y, sobre todo cuando hablo de Resistencia y esta Región me refiero a que se están posicionando en el mapa nacional y les viene muy bien porque la gente ocupa estos fines de semana largos para descubrir lugares no tradicionales de turismo como Gancedo, Termas, Resistencia; pero también Formosa. Tenemos lugares en la Región que son muy beneficiados con estos feriados largos”, rescató el referente  del sector en declaraciones para RADIO CIUDAD.

Advertisement

En cuanto al movimiento turístico en este año en el que no hubieron feriados puente, Santalucía reconoció que hubo una caída en relación a la falta de fines de semana largos, “se nos cayó un poco la ocupación”. No obstante reconoció que, “por suerte, estos años tuvimos bastantes eventos que se usaron en estos fines de semana y también en los fines de semana cortos, eventos deportivos, culturales, religiosos que hicieron que podamos mantener un poco la ocupación hotelera. Pero que se sintió, se sintió”, asintió.

En cuanto a la realidad del sector, Santalucía aclaró que la actividad “es de ocio y está ligada directamente al poder adquisitivo de la gente”. “Nosotros sabemos que que hasta hace dos años el poder adquisitivo de la gente fue disminuyendo y esto nos afectó muchísimo. La parte hotelera no creció en ningún puesto de trabajo más y la parte de gastronomía incluso cerró locales, despidió gente, por lo menos hasta agosto. En septiembre arrancó un poquitito, pero fue muy duro y realmente se cerraron muchos locales y se despidió gente”.

 

Advertisement
Compartir