Capacitan a cooperativas apícolas chaqueñas en sanidad y seguridad alimentaria

Un proyecto de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE trabaja con cooperativas apícolas de la provincia de Chaco para la implementación del sistema de gestión de la calidad en inocuidad alimentaria “HACCP”, necesario para mejorar el posicionamiento del producto en distintos mercados.

Miel de abejas

La provincia del Chaco se encuentra dividida en siete zonas apícolas con flora de características propias, dando origen a distintos tipos de mieles, lo que le permite una reconocida calidad de miel a nivel internacional. La producción se sustenta en la exportación directa mediante integración de productores, así como al consumo interno a granel o fraccionada.

Advertisement

Los establecimientos están obligados a desarrollar sistemas de gestión de la calidad en inocuidad alimentaria, a requerimiento del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), pero además la certificación de calidad es una herramienta necesaria para el posicionamiento en los mercados internacionales.

Ante esta necesidad de los productores, un grupo de docentes, investigadores y alumnos de la Cátedra de Bromatología e Higiene Alimentaria de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE puso en marcha un proyecto de trabajo con cooperativas apícolas de distintas localidades de la provincia de Chaco para implementar procesos de calidad en inocuidad del producto.

Específicamente en el proyecto se transfieren conocimientos del sistema “HACCP” (Hazard Analysis and Critical Control Point o Análisis de Peligros de Puntos Críticos de Control en su traducción al castellano), como método de prevención de enfermedades transmitidas por alimentos con mayor reconocimiento a nivel internacional por parte de organizaciones, elaboradores y gobiernos.

Los profesionales y alumnos de la UNNE asisten al personal de las cooperativas para que adquieran capacidades y herramientas con el fin de diseñar e implementar un Sistema de Análisis de Peligros y de Puntos Críticos de Control para la línea de extracción, homogeneizado y fraccionado de la miel destinada al consumo interno y exportación.

“Se busca la formación de un equipo que proceda a elaborar un plan HACCP, que describa el producto, determine su uso presunto, desarrolle y verifique el diagrama de flujo del proceso productivo, que permita identificar peligros físicos, químicos y biológicos, con una visión sistémica relacionada con la protección de alimentos y sus efectos sobre la salud humana y el bienestar de la población” explicó el Dr. Oscar Ricardo Arzú, docente a cargo del proyecto.

Agregó que se espera que los establecimientos procesadores de miel puedan interpretar los indicadores claves para el control de la calidad alimentaria vinculada a la inocuidad del producto.

Sostuvo que este tipo de sistema de control de calidad se requiere para que los productores locales puedan responder a las realidades sanitarias de la producción y el comercio nacional e internacional.

Las cooperativas con las que se trabaja son de las localidades de General Pinedo, Villa Ángela, Miraflores, El Sauzalito, Charadai, Charata, Santa Silvina y General San Martín entre otras.

Desde la Cátedra de Bromatología e Higiene Alimentaria de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE y a través de su Servicio de Análisis de Alimentos y Agua, ya venían trabajando con los productores apícolas en sus distintas formas asociativas, realizando el control analítico bacteriológico y físico-químico del agua usada en los establecimientos para el procesamiento de la miel, con el objetivo de verificar su potabilidad, que es un requisito indispensable, exigido por los organismos sanitarios competentes para la habilitación de las salas extractoras y fraccionadoras.

Advertisement
Compartir