Carbajal: “La perspectiva de género debe ser estándar de calidad a la hora de informar”

Mariana Carbajal, periodista de Página 12 y la TV Pública, encabezó la jornada sobre Cobertura Periodística con Perspectiva de Género en la que brindó algunas recomendaciones a comunicadoras/es de medios locales respecto del Encuentro Nacional de Mujeres. "Hay mucha riqueza de contenidos como para quedarse con la anécdota de la pintada o algún disturbio aislado", manifestó.

Mariana Carbajal brindó algunas recomendaciones para la cobertura periodística del 32 Encuentro Nacional de Mujeres.

La periodista Mariana Carbajal, encabezó este lunes la jornada sobre “Cobertura periodística con perspectiva de género”, temática bien ligada al desarrollo del 32º Encuentro Nacional de la Mujer que se hará el 14, 15 y 16 de octubre. Junto a Florencia Calvo, por la Coalición por una Comunicación Democrática, Gladis Cristaldo, subsecretaria de Mujer y Familia del Municipio de Resistencia y el diputado del Frente Grande, Daniel Trabalón; compartió su vasta experiencia junto a periodistas de la región y público en general que nutrieron la convocatoria que tuvo lugar en la Biblioteca de la Cámara de Diputados del Chaco.

Advertisement

La periodista de Página 12 y la TV Pública brindó algunos tips e información útil para poder lograr una cobertura desde un enfoque de derecho y perspectiva de género, “de un evento que es único en el mundo, como el Encuentro Nacional de Mujeres que tendrá lugar en Resistencia, donde se reunirán más de 70 mil mujeres, desde la amplia diversidad de lo que significa ser mujer hoy en la Argentina”. Observó que no son pocos los casos en que los medios de comunicación “estigmatizan” a las mujeres militantes, activistas, de organizaciones feministas y “se termina poniendo el foco en algún disturbio aislado, alguna pintada o grafiti, cuando la idea es poder pensar qué tipo de cobertura se puede hacer, periodística, para dar a conocer a quienes no puedan participar, lo que está sucediendo efectivamente con la riqueza de la generación de contenidos que aparecen en estos encuentros”.

Hizo hincapié en debate tan amplio como diverso en cuanto al abordaje de temas, entre los que mencionó a la violencia machista, pero también la despenalización del aborto, la cosificación de las mujeres en los medios, el “cómo pega el ajuste” a las mujeres en lo específico, la situación de las mujeres de los pueblos originarios, la discriminación a mujeres trans, el debate sobre la prostitución o la situación de las mujeres víctimas de trata. Es un temario muy amplio”, aseveró Carbajal en declaraciones para RADIO CIUDAD, al igual que lo hizo durante la jornada en la tarde del lunes.

Sin soslayar el hecho de lo que implica la masividad del Encuentro, cuestionó no sólo la falta de cobertura de los medios masivos de comunicación sino también el tratamiento de la noticia. “Ya que 60 mil personas se reúnan para debatir cualquier tema, ya es una noticia. Sin embargo, durante muchos años, apareció como un dato de color, con poquitas líneas, perdido en el interior de los diarios. Hace un tiempo hay cobertura periodística pero generalmente se quedan con la anécdota de la pintada o algún disturbio aislado y muchas veces provocado por infiltrados”. “Acá la voz de cada mujer vale igual y lo importante es compartir esa experiencia y por supuesto las temáticas son muy variadas, son 71 talleres planteados y son el corazón del Encuentro”, priorizó.

A la hora de referirse a las prácticas de comunicación adecuadas para cubrir el Encuentro, priorizó el “contar la experiencia, darles voz, tratar de mostrar esa diversidad tan amplia y difícil para una o un periodista por lo mucho que hay para cubrir. Entonces lo importante es elegir alguno de los ejes que uno quiera mostrar, entrevistar a las protagonistas, contar lo nuevo. Pero es importante darles voz a las protagonistas, a las mujeres que vienen por primera vez que es una experiencia que te cambia la vida; a las pioneras, a las antiguas, a las viejas militantes”. “Ninguna de nosotras y ninguno de nosotros nace sabiendo cómo incorporar la perspectiva de género”, dijo y rompió ahí con algunos mitos sobre el ser feminista asociado a la violencia.

“La idea es poder también reflejar que la discriminación, que es histórica, de las mujeres en la sociedad tiene múltiples consecuencias y una de las caras más visibles y tal vez más dramática que es la violencia machista impacta con su expresión más extrema que son los femicidios, pero también es la discriminación en lo laboral, son las redes de trata y tantísimas otras caras como que la desocupación impacta con más fuerza sobre las mujeres hoy en la Argentina. Es parte de lo que hay que reflejar en este tipo de encuentros”, aseguró.

“No sólo es una responsabilidad como periodistas. La perspectiva de género no tendría que ser una especialidad sino un estándar de calidad a la hora de informar. Pero también la Ley de Medios de Comunicación Audiovisual le exige a los medios respetarla, no discriminar a las mujeres en sus contenidos. Y la Ley de Protección Integral contra la Violencia de Género no sólo define la violencia doméstica sino también mediática. Por lo cual hay no sólo una cuestión de responsabilidad de los medios en torno a qué tipo de cobertura dar sino una imposición desde las normativas vigentes que así lo demandan.

Entonces, es importante emprender este camino de incorporar un enfoque de derecho y por supuesto no estigmatizar a las mujeres en los medios de comunicación”.

Perspectiva de género y redes sociales

Carbajal también se refirió al uso de redes sociales de personas o incluso agrupaciones que las utilizan como herramientas de búsqueda de personas o de escrache a violentos, pero dando a conocer datos específicos de la víctima como su identidad, domicilio. “Cuando el caso llega a las redes sociales es porque no hubo respuestas antes, de los espacios o ámbitos en los que deberían darla, como en la Justicia. Muchas mujeres recurren a los medios o a las redes sociales en la desesperación de no encontrar ayuda y es su último manotazo de ahogado para llamar la atención. Incluso muchas se exponen después de haber sido maltratadas o golpeadas. Entonces  si la propia mujer es la que está buscando un tipo de ayuda sirve como un llamado de atención”, expuso.

Y, en relación al rol de quien comunica, apeló a que siempre se consulte a la víctima sobre si dar a conocer o no su identidad, “si quiere dar su nombre y sus datos personales porque a veces se la puede poner en riesgo y otras se la puede salvar. Siempre hay que proteger a la víctima pero en ese sentido hay que evaluar cada caso”.

 

Advertisement
Compartir