Habilitaron la primera Reserva Natural y Cultural del río Negro

Se inauguró, durante la mañana del sábado, la primera Reserva Natural Cultural del Corredor Urbano del Río Negro. Fue posible gracias al trabajo en conjunto del Gobierno de la Provincia, el Club Atlético Municipales, la Municipalidad, y la Universidad Nacional del Nordeste.

Nuevo espacio para los chaqueños y el turismo en Resistencia.

La habilitación del nuevo espacio para que los chaqueños y el turismo, permitirá disfrutar de la naturaleza de uno de los rincones más valorados de la provincia. La jornada fue acompañada de diversas actividades recreativas para toda la familia, en busca de visibilizar el espacio y celebrar el cuidado del medio ambiente.

Advertisement

Estuvieron presentes el vicegobernador, Daniel Capitanich; el vicepresidente del Instituto de Cultura, Mauro Flores; la responsable de la Dirección de Desarrollo turístico, Agostina Nicoletti; la Directora de Fauna y Áreas Naturales Protegidas, Ana Gutiérrez; el presidente del Club Atlético Municipales, Ángel Alberto Rodríguez; y los autores del proyecto. Pedro Guasti y la bióloga Vanina Botta.

Daniel Capitanich detalló que “es de principal interés, para el Gobierno de la provincia, el cuidado del ambiente y la recuperación y preservación de los espacios verdes que sirvan de esparcimiento para la ciudadanía chaqueña”.

Imponente corredor urbano del río Negro.

Durante el acto los impulsores de esta iniciativa, Guasti y Botti, valoraron el esfuerzo mancomunado que llevaron adelante los distintos organismos de Gobierno, junto a las autoridades del Club y la UNNE. “Que sin ello hoy no habría sido posible el establecimiento de esta Reserva Privada de 4,67 hectáreas como Área Especialmente Protegida”, explicaron. Como así también, destacaron el interés de las autoridades de seguir extendiendo la cantidad de áreas protegidas, a través, de todo el corredor urbano del Río Negro, para así poder preservar su flora y fauna.

Como parte de la agenda de eventos Culturales, “Septiembre Pura Vida”, se desarrollaron una serie de actividades para toda la familia, con el objetivo de visibilizar este nuevo espacio de esparcimiento donde el público va a poder entrar en contacto con la naturaleza.

Lalo Aguilar trajo un repertorio de canciones que jugaron con el ambiente. “Andrés, el pececito” y “La balsa” fueron algunos de los temas que interpretó a un volumen moderador para no alterar el ecosistema que lo rodeaba.

Mientras, los niños jugaron creativamente con El grupo Ñandutí. Un colectivo que busca una forma de intervención poética, teniendo como ejes el cuerpo, el juego y la palabra.
Otros se dedicaron a recorrer y conocer la nueva reserva haciendo senderismo, o también, navegando el Río Negro en piraguas.

Advertisement
Compartir