Bancos podrán destinar a créditos Argenta hasta un 25% de la línea de inversión productiva

En el cupo total, que es del 18% de depósitos, los préstamos al consumo van ganando terreno. La línea de créditos para la inversión productiva, con la que el Banco Central obliga a los bancos a que destinen un porcentaje de sus depósitos para financiar la economía real va perdiendo su esencia.

Tarjeta Argenta.

Por Juan Bergelín

Advertisement

En rigor, en los últimos días, a través de la Comunicación A 6317, el directorio del organismo resolvió que los bancos podrán computar dentro de esa línea a los Créditos Argenta que otorga la Anses, y pueden ocupar con esos préstamos hasta el 25% del cupo total. Esa medida se suma a otras flexibilizaciones que viene realizando el BCRA, con las que permitió que se computen préstamos con tarjeta de crédito en 3 y 6 cuotas sin interés, descuento de cheques, la financiación del Programa Ahora 12 y ciertas líneas hipotecarias, entre otras.

El programa nació en 2012, cuando Mercedes Marcó del Pont ocupaba la presidencia del Central y tenía como fin principal obligar a los bancos a que destinen una porción de sus depósitos – en ese momento era el 5% – a financiar a la producción con líneas subsidiadas, para evitar que canalicen la mayor parte de sus fondos a la financiación al consumo, que lógicamente es mucho más rentable para los banqueros. Ahora, a contramano de su objetivo inicial, las líneas destinadas al consumo o a financiar la caja diaria de las empresas van ganando terreno dentro de esta cartera.

Por normativa, y hasta fin de año, los bancos deben destinar el equivalente al 18% de los depósitos del Sector Privado No Financiero (SPNF) en pesos, calculado en función del promedio mensual de saldos diarios de mayo de 2017. Para las entidades más chicas, cuya participación en los depósitos del SPNF en pesos es menor al 0,25%, el porcentaje a aplicar es del 10%.

Las condiciones que deben tener la mayor parte de esos préstamos es una tasa de interés máxima del 17% nominal anual fija o de UVA más 1%.

Antes de empezar a incluir financiaciones al consumo, el primer paso que dio la nueva conducción del Banco Central fue, el 31 de diciembre de 2015, a través de la Comunicación A5874, con la cual modificó el nombre de la “Línea de créditos para la inversión productiva” y comenzó a llamarla “Línea de financiamiento para la producción y la inclusión financiera”.

Luego, de manera gradual, fue incorporando nuevos destinos para las financiaciones, que apuntaron a la inclusión financiera y prácticamente ninguno a la inversión productiva. Así sumó al descuento de cheques, a los microcréditos, a los préstamos hipotecarios para vivienda única, al plan Ahora 12 y, en abril de este año, a través de la Comunicación A 6225, a la financiación con tarjeta a 3 y 6 cuotas sin interés. Estos dos últimos fueron incorporados fruto de una negociación con los bancos para que absorban el costo financiero, luego del fallido lanzamiento del plan Precios Transparentes, que derrumbó las ventas con tarjetas.

Los préstamos subsidiados, de todos modos, tienen las horas contadas. Primero, el titular del BCRA, Federico Sturzenegger le fue transmitiendo esta idea en privado a los banqueros y hace menos de un mes lo en un encuentro organizado por Asociación Empresaria Argentina (AEA), donde fue contundente: “Entre los muchos cambios culturales por hacer, necesitamos desterrar de nuestro léxico de política económica este concepto de crédito subsidiado, cuyo único logro es mantener el sistema financiero en la postración”.

Así, se descuenta que la línea de inversión productiva no será renovada en diciembre, mientras gana terreno la financiación al consumo, amparado bajo el ala de la inclusión financiera.

Nueva línea con las asignaciones familiares
Desde hoy se, la Anses amplía la línea de los préstamos Argenta a quienes cobran asignaciones familiares, una medida que anunció el presidente Mauricio Macri el martes último y que BAE Negocios anticipó en su edición del 29 de agosto. Hasta ahora, estos créditos estaban destinados a jubilados y pensionados, y a los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) y de Pensiones No Contributivas (PNC).

Los nuevos préstamos beneficiarán a los trabajadores formales, con ingresos del grupo familiar menor a los $32.252, y al igual que la línea original, tienen una tasa fija del 24% anual. Por ahora no incluyen a los monotributistas.

Advertisement