La consigna “¿Dónde está Santiago Maldonado?” también se hizo oír en Resistencia

Una multitudinaria movilización de organizaciones de derechos humanos, políticas, gremiales y de ciudadanos independientes se movilizó por los alrededores de la Plaza 25 de Mayo para exigir por el paradero de Santiago Maldonado, al cumplirse un mes de su desaparición.

¿Dónde está Santiago?, también se oyó en Resistencia

Organizaciones de derechos humanos, políticas, gremiales, sociales y ciudadanos independientes se movilizaron este viernes por los alrededores de la Plaza 25 de Mayo para exigir por la aparición con vida de Santiago Maldonado al cumplirse un mes de su desaparición en la provincia de Chubut tras una violenta depresión realizada por la Gendamería Nacional contra una protesta de la comunidad mapuche de Pu Lof en Resistencia de Cushamen. Las organizaciones se concentraron alrededor de las 18 en el mástil de la avenida 9 de Julio y luego rodearon la Plaza 25 de Mayo para concluir frente a la sede de la Casa por la Memoria donde se leyó un documento consensuado. Posteriormente se desarrollaron diversas actividades artísticas.

Advertisement
Foto: Gentileza UTrE CTERA

El documento oficial

Martín Peralta, militante de Hijos Chaco y presidente de la Comisión Provincial por la Memoria, fue el encargado de leer el documento oficial firmado por una veintena de agrupaciones:

Los organismos de derechos humanos, organizaciones políticas, estudiantiles, sindicales, sociales, activistas, militantes y trabajadores abajo firmantes, en el marco de esta movilización popular, EXIGIMOS LA APARICION CON VIDA DE SANTIAGO MALDONADO. Santiago, de 28 años, fue desaparecido por Gendarmería Nacional el 1 de agosto pasado por la mañana en un violento operativo en la Comunidad Mapuche Pu Lof “en Resistencia”, departamento de Cushamen, provincia de Chubut. El martes 1º de agosto unos 100 efectivos de la Gendarmería dispararon balas de plomo y de goma y quemaron las pertenencias de las familias. Santiago Maldonado trató de escapar, pero fue capturado, golpeado y subido a un móvil de Gendarmería a orillas del Río Chubut. Desde entonces, no se supo más de él.

Entendiendo que la desaparición forzada, según la define la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas de la Naciones Unidas, es “el arresto, la detención, el secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad que sean obra de agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley”.

Para el Estado de derecho, esto es de una gravedad institucional intolerable.

La desaparición forzada es algo que se construye día a día y se basa en la impunidad.

Como pueblo, no podemos permitirnos retrocesos en materia de derechos humanos; las mismas medidas que castigaron en vida a los artífices de la última dictadura cívico-militar.

La persecución, el cautiverio, la estigmatización y el uso de las fuerzas de seguridad del Estado en esta escalada represiva contra los movimientos sociales son un mensaje del poder, para el disciplinamiento y la instalación del medio a la participación, a la organización y al reclamo social. Pero cruzaron un límite al negar la desaparición de Santiago y demonizar a la Comunidad Pu Lof, identificándola como un grupo terrorista.

Pero acá lo único cierto es que la Gendarmería Nacional realizó una brutal represión contra la Comunidad sin ninguna orden judicial. Lo cierto es que el jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación, Pablo Noceti junto a la ministra Bullrich fueron responsables del operativo que desapareció a Santiago Maldonado. Lo cierto es que Noceti es un abogado que defendió a genocidas. Lo cierto es que desde el 1º de agosto Santiago Maldonado no aparece.

Resulta alarmante que 41 años después del último golpe cívico-militar, que desapareció a 30.000 personas, que se robó a sus hijos, que condenó al exilio a cientos de miles de personas, el Gobierno quiera hacer pasar a las víctimas por terroristas y alimente a la prensa oficialista con mentiras y operaciones mediáticas.

Y le reclamamos al Presidente de la Nación Mauricio Macri que cumpla con la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas y las medidas que le encomendó el Comité contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas.

Asimismo, instamos al pueblo a no dejarse manipular por informaciones falsas y a no caer en la estigmatización que se promueve desde el poder. Agitar el fantasma del terrorismo es la antesala para cercenar derechos y garantías.

Hoy, en estas horas dramáticas, abrazamos a la familia y los amigos de Santiago Maldonado y exigimos al Poder Judicial que investigue y lo encuentre. Porque ¡Vivo se lo llevaron, vivo lo queremos!

Martín Peralta, de la Comisión Provincial por la Memoria, lee el documento final (Foto: Gentileza Paula Souilhe)

La convocatoria de la izquierda

Por otro lado, también la izquierda se movilizó para reclamar por la aparición con vida de Maldonado de la que participaron el Partido Obrero, la CCC (Corriente Clasista y Combativa) y la FOB (Federación de Organizaciones de Base).

Advertisement
Compartir