Irigoyen: “No sirve de nada que nos pongamos a llorar ahora por lo mal que estuvimos”

En la previa del Día de la Industria, el presidente de la Unión Industrial del Chaco, Andrés Irigoyen, dijo que prefiere mirar “el vaso medio lleno” y se mostró optimista con algunos indicios de recuperación del sector.

Andrés Irigoyen, presidente de la UICh

“No sirve de nada que nos pongamos a llorar ahora por lo mal que estuvimos o todo lo que perdimos. Lo que se perdió, se perdió y es momento de ponerse a trabajar, de seguir exigiendo a las autoridades nacionales definiciones en términos de política industrial para saber hacia dónde vamos, para definir en función de eso, cuáles van a hacer las estrategias de nuestras empresas y de nuestras industrias”, sostuvo Irigoyen en declaraciones a RADIO CIUDAD.

Advertisement

Más allá de optar por el optimismo, el empresario reconoció que “en términos generales la industria en la provincia no está pasando por una situación muy distinta a la que pasa el resto del país”. Y advirtió que 2017 fue “un año muy difícil, con mucha contracción en términos económicos, donde se empiezan a ver, tímidamente, algunos indicadores positivos”.

Con una mirada más realista, Irigoyen relativizó el crecimiento que en los últimos meses reflejaron los indicadores del sector industrial. “Estamos comparando mejoras en términos intranuales, contra iguales meses del año 2016, contra los peores meses del año pasado: mayo, junio y julio fueron los meses de mayor caída, entonces es fácil que un indicador sea positivo cuando se compara contra un año muy malo”.

El sector textil, el más perjudicado

Con respecto a la industria textil, Irigoyen admitió que “es uno de los sectores de mayor perjuicio en la actividad industrial, está siendo altamente perjudicado por la abrupta importación. No se está reflejando, como por ahí el gobierno pretendía, que la apertura de las importaciones en el sector textil traiga aparejada una mayor competencia y, en consecuencia, una disminución de precios al consumidor final. Esto no se está verificando en la realidad: donde hubo apertura importante, produjo el cierre de muchas industrias, puso en una situación muy crítica a algunas que no han cerrado y ha generado una ganancia extraordinaria en un sector minúsculo de la economía que está ligada a la importación”.

Cuestiones alentadoras

Por otro lado, el presidente de la UICh valoró como “cuestiones alentadoras” la recuperación que se está evidenciando en el sector de la construcción al que consideró como “punta de lanza” del recupero de otros sectores. “Hace un par de meses que está mostrando índices positivos, en julio cerca de 24 por ciento, la venta de portland 19 por ciento y también de hormigón elaborado”, describió. Asimismo, apuntó a que también se mostró una mejora en el sector de la industria automotriz con el incremento de la venta de vehículos utilitarios y camionetas. No obstante, Irigoyen aclaró que “terminamos el primer semestre en descenso, no llegamos al nivel de actividad del 2015 para atrás”, pero se esperanzó en que “por fin que sea este el momento de recupero de mejoras en la actividad económica en general y de la industrial en particular”.

¿Para celebrar?

Con motivo de conmemorarse este sábado 2 de septiembre el Día de la Industria, Irigoyen consideró que “siempre hay motivos para celebrar, particularmente tenemos que ver la parte del vaso lleno. Tratamos de poner el tesón, el esfuerzo y el trabajo y si entre todos colaboramos para que la situación cambie, si actuamos en consecuencia, se están empezando a ver tímidamente algunos indicadores de mejora y obviamente que es un motivo para celebrar”.

Advertisement
Compartir