Caballero II: testigos aportaron datos sobre el destino final de Pedro Morel y Sara Ayala

La causa pasó a cuarto intermedio hasta el 7 de septiembre, oportunidad en la prestará declaración la última tanda de testigos. Luego se realizarán las indagatorias y se espera dar inicio a los alegatos en los primeros días de octubre. En la audiencia de la fecha declararon dos ex detenidos políticos, con relatos sobre víctimas de desaparición forzada en la ex Brigada de Investigaciones.

Pedro Morel y Sara Fulvia Ayala fueron secuestrados y desaparecidos por la última dictadura en 1977.

En la mañana de este viernes tuvo lugar en la sede del Tribunal Oral Federal de Resistencia (Hipólito Yrigoyen 33 ) la jornada número 38 del juicio oral por crímenes de lesa humanidad en la ex Brigada de Investigaciones denominado Caballero II.

Advertisement

Declararon dos ex detenidos políticos, Armando Benítez, y Juan Eduardo Lenscak,  convocados ambos no en calidad sobrevivientes, sino como testigos para aportar datos referentes al destino final del matrimonio de Pedro Morel y Sara Fulvia Ayala, ambos desaparecidos, a quienes se vio por última vez en la Brigada de Investigaciones de la Policía del Chaco.

La causa pasó a cuarto intermedio hasta el jueves 7 de septiembre a las 9 h en la que se espera sea la última audiencia de testimoniales en el juicio oral. Culminada esta etapa se avanzará en la audiencia de incorporación de pruebas y de toma de declaraciones indagatorias a los imputados, instancia programa, si bien de modo provisorio, para el viernes 22. Luego todo quedará despejado para el inicio de los alegatos, en principio comenzarían el lunes 2 de octubre. De este modo existe la posibilidad de contar en la última quincena de octubre, o primeros días de noviembre.

En la audiencia de la fecha, que comenzó pasadas las 10 de la mañana, los testigos relataron lo que pudieron reconstruir y saber sobre el caso “Morel Ayala” , que forma parte del requerimiento de elevación a juicio, y comentaron acerca de otros militantes que a la fecha se encuentran desaparecidos, como Enzo Lauroni, Mónica Almirón Abel Arce

y José Oviedo. También forman parte de la causa el juzgamiento de los delitos de tortura y vejaciones a  militantes de de diversas agrupaciones, como Juventud Universitaria Peronista, Ligas Agrarias o el Partido Revolucionario de los Trabajadores que pasaron por la Ex Brigada de Investigaciones.

Como ya es habitual durante las declaraciones hubo un par de contrapuntos entre las partes, que debatieron respecto del alcance y pertinencia de las declaraciones de los testigos, ante la iniciativa de la fiscalía por profundizar en el relato de los sobrevivientes, y darle la mayor amplitud posible a las declaraciones, y el pedido de la defensa de ceñirse estrictamente al “objeto procesal”.

 

DESAPARECIDOS

El primer testigo fue Armando Benítez dirigente de CTA Chaco que según comentó comenzó su militancia en el peronismo de base en los setenta, y luego se sumó al Frente Antiimperialista por el Socialismo (FAS) y allí se integró en el Partido Revolucionario de los Trabajadores. Conoció a Pedro Morel en un congreso en Saénz Peña. Benítez fue detenido en  1974, “una época dura para la militancia, muchos militantes habían sido asesinados o amenazados, en esos años la Triple A le incendió el auto a Miguel Ángel Molfino” recordó el testigo. Justamente, entre el público asistente, el escritor y también ex detenido político lo escuchaba con atención, junto con otros ex “perros” militantes de PRT. Otro que también siguió el relato de Benítez, fue el represor Gabino Manader, uno de los jefes de la “patota de Investigaciones” ubicado junto con los demás imputados, a la extrema derecha del testigo.

Benítez comentó que en la cárcel, varios compañeros de celda le contaron que vieron al matrimonio Morel en la Brigada, como Rodolfo Sobcko, (quién será convocado en la próxima audiencia). Otro sobreviviente, Humberto Pedregoza, le contó cómo fue la caída de Pedro y Sara; “Estaban en una reunión en la casa de Humberto, en la provincia de Buenos Aires, en 1977, se hizo tarde y se quedaron a dormir, pero ese misma noche hubo un operativo y cayó el Ejército, sólo Humberto consiguió escapar”. Esa noche fueron detenidos los Morel Ayala y otra pareja que estaba en la vivienda, Rómulo Artieda y Lucía Morel, de Corrientes, también militantes del PRT. Todos se encuentran desaparecidos.

El segundo testigo de la jornada fue Juan Eduardo Lenscak, detenido en Formosa en 1975 en un operativo comandado por el militar José Tadeo Bettolli. En 1977 fue retirado de la cárcel de Formosa y trasladado a la Brigada de Investigaciones, dónde fue sometido a torturas para sacarle información sobre las Ligas Agrarias. Reconoció a Bettolli como el que dirigía el interrogatorio. Luego de tres días castigo fue llevado a un sector de la planta alta del edificio y confinado en unos calabozos, donde tuvo contacto con otros detenidos, entre ellos “un conscripto de Goya” y la familia Lauroni.

 

IMPUTADOS

Los imputados Gabino Manader, José Rodríguez Valiente, Albino Luis Borda, Jorge Ibarra, y Héctor José Marin, presenciaron los debates en la sede del TOF; los militares (re) Luis Patetta, José Tadeo Bettolli, y el policía Miguel Pellozo, lo hicieron por videoconferencia desde sede judicial en Buenos Aires. Manader, sindicado como uno de los “jefes” del grupo, ejerce el beneficio de prisión domiciliaria por supuestas razones de salud en una polémica autorización del juez Iglesias.

Salvo Albino Borda,  y Jorge Ibarra, los demás ya fueron juzgados y condenados por otros hechos de torturas en la primera parte de la presente causa judicial durante el año 2010.

A esa lista fueron sumados el ex comisario Antonio Musa Azar Curi, exjefe de Inteligencia de la Policía de Santiago del Estero durante la última dictadura cívico-militar y uno de los genocidas más sanguinarios del terrorismo de Estado y el ex comisario Miguel Garbi, mano derecha de Azar. Ambos figuran como imputados en el expediente sobre el secuestro y torturas a una joven detenida política en el ex centro clandestino de la Brigada de Investigaciones,  y por ello se procedió a sumarlos al juicio.

 

Nota relacionada

HIJAS QUE CUENTAN SU HISTORIA: “Mi vida sin ellos”

Advertisement