“Dónde haya una puerta para ayudar en la búsqueda de mi hija, ahí estaré yo”

Lo expresó Antonia Leiva, madre de la chica desaparecida Maira Benítez, al referir a la presentación de la Secretaría de Derechos Humanos para constituirse en querellante en la causa. "Siempre escuché este tipo de casos, nunca me imaginé vivirlo yo y ahora que lo vivo no se lo deseo a nadie porque es lo peor que le puede pasar a una”, afirmó.

La madre de Maira Benítez, Antonia Leiva, habló para RADIO CIUDAD en el marco de la presentación de la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco para constituirse en querellante en la causa por su desaparición e intentar buscar fallas que haya producido el Estado chaqueño a lo largo de la investigación.

Advertisement

“Esa es la intención que el gobernador (Domingo Peppo), del Estado y lo que propuso pero todavía no hay nada concreto porque recién van a decidir si le permiten ser querellante o no”, comentó la madre de la chica villangelense desaparecida en diciembre del año pasado.

“Dónde haya una puerta para ayudar en la búsqueda de mi hija, ahí estoy yo”, aseguró y planteó que “es una acción más en la investigación y por ese lado estoy de acuerdo con lo que el señor Goya (Juan Carlos) presentó, lo que propuso. A mí me da credibilidad las palabras que él dijo y esperemos que si se le da paso a la querella, hagan todo lo que él propuso: buscar a Maira, investigar lo que se hizo y lo que no se hizo, cómo fueron las cosas desde el principio, cuando desapareció mi hija”.

Por otro lado, en cuanto a las hipótesis que se barajan en la causa, Antonia se refirió a dos, aunque “nada certero”. “Una es la trata de persona pero poca credibilidad tengo en esto, porque pensar en eso acá, en el lugar donde vivimos, es un rompecabezas. Este es un pueblo chiquito, nos conocemos todos y me cuesta creer que sea eso”, aseguró.

La segunda hipótesis a la que hizo referencia “es que siempre se apunta a que el único responsable es Rodrigo Silva y Gabriel Cáceres. Que ellos hicieron desaparecer a mi hija. Yo creo que si él llegó a hacerle algo malo a mi hija en la conciencia de ellos dos, de Silva y Cáceres, está. Pero el tema es que no hablan y la pregunta siempre es por qué callan. por qué no hablan. Si hizo lo que hizo creo que ya es tiempo que esto se tenga que aclarar. Y la pregunta es por qué no habla, a quién cubre o quien lo cubre a él”, cuestionó la mujer.

También señaló que los allanamientos que se realizaron, en su mayoría derivaron de datos que le proporcionó la misma gente. “La gente colabora, como hace poco que me dieron un dato en una fábrica y yo inmediatamente lo comuniqué ala abogada y ala fiscal. No fue mucho la demora porque al otro día se hicieron los allanamientos que terminó con resultado negativo”.

Para Antonia, también es raro que “todos los estudios que se hicieron y todas las pruebas que se recabaron hayan tenido resultado negativo. “Incluso una prenda íntima de mi hija que yo había reconocido a través de la foto en el celular de la fiscal, que no me la hicieron ver a mí personalmente, se mandó también al Instituto Médico Forense (IMCIF) para ver si había algo de Maira y salió negativo cuando yo le remarco a la fiscal que es de mi hija eso y eso se encontró en la casa de Cáceres. La señora jueza me decía que iba a traerla para hacer un reconocimiento con varias prendas y entre ellas la prenda que yo reconocí. Yo le dije, así haya 10 o 20 prendas yo la voy a conocer. Y dio negativo. Y todo eso me da dudas, me da vueltas en la cabeza”.

Vivir con una hija desaparecida

Antonia dijo contar los días desde el momento en desapareció Maira. “Es no saber si está viva, si no. Van para nueve meses y son días de angustia, de desesperación. Hay veces que me caigo, hay días en que pienso que está vida y sólo pensarlo me da fuerzas para seguir buscándola”. “Mi vida es así ahora, vivir con ilusiones y a veces también me caigo pensando que a lo mejor ya no está. Quiero que se esclarezca para saber realmente qué pasó con ella”.

En cuanto la hija de Maira de 3 años, su abuela la describió como una “niña muy entendida. Siempre pregunta, siempre la nombra. Porque en casa se habla, se muestran sus fotos, afiches que hay con fotos de mi hija. Ella continuamente está en ese círculo por lo que está pasando con mi hija, y ella pregunta”.

Por último y consultada sobre su sostén en esta lucha que le toca como madre de una chica desaparecida, Antonia aseguró que su apoyo es la gente, “la gente que me acompaña, principalmente la de allá, no la de mi pueblo porque acá no me acompañaron nunca. Y la gente de Resistencia, las chicas de todas las organizaciones, son las que me contienen porque me dan aliento, me dan fuerzas, no me dejan sola. Me apoyan en todo, vienen hasta acá. Me siento muy contenido y eso me da fuerzas”.

“Siempre escuché este tipo de casos, nunca me imaginé vivirlo yo y ahora que lo vivo no se lo deseo a nadie porque es lo peor que le puede pasar a una, que alguien venga y te arrebate a tu hija de tus brazos. Como que alguien venga y te arranque un ojo o un brazo”, concluyó la madre de Maira.

Advertisement
Compartir