El adiós al recordado relator Alberto ‘Beto’ Sánchez

En las primeras horas de este lunes llegó la triste y menos esperada noticia que confirmaba el deceso de un apasionado del periodismo deportivo como Alberto Ramón Sánchez, conocido en el ambiente como 'Beto', quien partió de este mundo a los 49 años.

Beto Sánchez falleció a los 49 años.

Sus restos fueron cremados en horas de la siesta de este lunes y en el último adiós tuvo el acompañamiento y muestras de dolor de sus amigos y familiares; entre ellos sus jóvenes hijas, Alexandra y Micaela.

Advertisement

Desde pequeño incursionó en el popular barrio de Villa San Juan, donde aprendió a querer y a amar a su Chaco For Ever, con el que se identificaba plenamente y disfrutaba de su rica historia por los logros deportivos y hasta viajaba a los encuentros de las últimas incursiones en el Nacional B y Primera División A del fútbol argentino.

Con el correr de los años, descubrió que por su voz potente, tenía condiciones para relatar lo que tanto le gustaba como el fútbol. Dio los primeros pasos en radio Libertad como un joven entusiasta, lleno de iniciativas y una tremendas ganas de empujar en la vida para abrirse su camino propio. Luego pasó por las radios Natagalá, las dos amplitud modulada de Radio Chaco, Nacional, además de LT7 Radio Corrientes y Radio Dos, Colonia y Belgrano, para hacer su último programa deportivo en Sensación.

Aventurero y trotamundo, militante radical, siempre de buen humor, la vez que compartías una conversación te contaba el proyecto nuevo que tenía para materializar. Lo de los últimos tiempos fue su vocación por la formación de jóvenes valores y le dieron una oportunidad en las inferiores del club Central Norte Argentino, donde encontró un lugar que le agradaba porque le dieron cabida para desarrollar su trabajo.

Se lo notaba entusiasmado, hasta que un problema de salud se hizo presente para comenzar los estudios de rigor y posterior internación que confirmó la enfermedad en varios órganos. Fue intervenido quirúrgicamente y la peleó como un verdadero león, como fue en la vida misma. Hasta el último minuto Beto no bajó los brazos y nos dejó el recuerdo fresco de sus locuras, hazañas, vivencias y sonrisa que nunca olvidaremos. Hasta siempre querido e inolvidable Beto. Que descanses en paz.

 

 

Willy Rodríguez

Advertisement
VIADiario Norte
Compartir