Abogados de Sáenz Peña: “El servicio de justicia colapsó en nuestra ciudad”

En un duro documento público dirigido al Superior Tribunal de Justicia de la Provincia, el cuerpo colegiado de los letrados saenzpeñenses aseguran que esta situación, "no es nueva, como la falta de atención y respuesta a los permanentes y repetidos reclamos", ante el máximo Tribunal.

Asamblea del Colegio de Abogados de Sáenz Peña.

El documento completo, que fuera elaborado tras una asamblea realizada por la entidad, señala:

“El Colegio de Abogados con sede en Sáenz Peña, en su condición de asociación, organización o entidad de carácter gremial que agrupa a los letrados de la Segunda Circunscripción Judicial de la Provincia del Chaco, junto con todos los profesionales que acompañan con su firma, han resuelto hacer conocer a la opinión pública la lamentable situación que atraviesa el Servicio de Justicia con asiento en Sáenz Peña y que afecta a todo el entramado social, tanto a los justiciables como a quienes hacen de esta profesión su forma de vida.

Si bien esta circunstancia que hoy hacemos conocer no es nueva, la falta de atención y respuesta a los permanentes y repetidos reclamos que se realizan ante el Superior Tribunal de Justicia, nos moviliza para presentarnos ante la sociedad y exponer con seriedad y objetividad lo que, entendemos, debe ser atendido y remediado de forma perentoria.

Los inconvenientes que afectan el Servicio de Justicia, y por lógica consecuencia a la sociedad en su conjunto, han sido planteado en repetidas ocasiones y de diferentes formas por el Colegio haciéndose eco de las inquietudes de sus asociados, siempre respetando la Magistratura y la organización de la Justicia, pero sólo se obtuvieron respuestas de ocasión y promesas que no se cumplen.

Lo que, junto al transcurso inexorable del tiempo, agrava y profundiza la falta de mecanismos eficientes, ágiles y, por ende, la imposibilidad de dar respuesta a las necesidades de los que esperan, infructuosamente, que sus peticiones sean atendidas.

Vemos con honda preocupación muchas situaciones que deben ser tratadas y corregidas en forma urgente, entre las cuales podemos citar las siguientes:

1) Se ha dejado en subrogancia los Juzgados Civil y Comercial Nº1 y Nº2 y el Juzgado Monitorio, en manos del titular del Juzgado del Menor de Edad y Familia, quien como primera medida ordenó la suspensión de todas las audiencias.

Esto pone en evidencia la poca sensatez en el accionar del Alto Tribunal quien no podía ignorar la situación de colapso que esta medida absurda ocasionaría. El STJ reaccionó tarde y manifestó no estar al tanto de la coyuntura descripta.

Entonces cabe preguntarse: ¿Quién es el responsable de semejante barbaridad que privó de jueces a los justiciables por un día? No es otro que el Superior Tribunal de Justicia, quien – a través de su Presidente – concede las licencias compensatorias a magistrados (según el Artículo 48 del Reglamento Interno del Poder Judicial).

2) Es sabido y objeto de innumerables reclamos que, tanto el Juzgado Monitorio como el Juzgado del Menor de Edad y la Familia, demoran más de un mes en proveer un escrito de mero trámite. Esto, a no dudarlo, vulnera cualquier derecho de rango constitucional en orden al derecho de defensa y la inmediatez del Servicio de Justicia. Ni hablar de esperar una sentencia, ya interlocutoria o definitiva; que puede demandar de seis meses a un año, desde el llamado de autos.

3) La Excelentísima Cámara Civil y Comercial, Sala Segunda, se toma seis (6) meses en resolver un planteo de recusación. Y la Sala Laboral más de un año para dictaminar sobre una sentencia de primera instancia.

4) El Juzgado Civil y Comercial Nº1 desde que asumió la actual Juez Interina, no dictó ninguna sentencia; salvo en cuestiones de menor cuantía y formales.

5) Es probable que la Jueza suplente en cabeza del Juzgado Civil y Comercial Nº1, quede a cargo de ambos Juzgados Civiles con la escasa experiencia que indican sus antecedentes, lo que derivará en un colapso más que severo en el servicio y resolución de las causas en trámite.

6) Las Fiscalías no investigan y no se interesan por las denuncias que se presentan; y aún constituyéndonos en Querellantes Particulares y/o Actores Civiles y tomando activa participación, las causan se extienden en el tiempo de un modo intolerable.

7) Los beneficios de litigar sin gastos los transformaron en un juicio ordinario con el único fin de recaudar. En los incidentes de oposición respecto de la Tasa de Justicia conforme Ley 4182, Art. 5, se interpreta sin respetar al Procurador, tratando de cobrar una Tasa de Justicia sobre el monto de demanda sin tener en cuenta el monto acordado en perjuicio de las partes.

8) Carecemos de las mínimas condiciones de infraestructura para poder realizar una audiencia preliminar. No hay en la justicia local una oficina para más de tres (3) personas y sus respectivos letrados.

9) Se desconoce cuándo y el modo en que se realizan las inspecciones a los Juzgados, cuando ello debe ser un mecanismo normal y habitual para el control del funcionamiento, gestión y transparencia del servicio.

Finalmente, hay un sinnúmero de hechos que pueden agregarse a esta lista, a los que nunca dan una solución concreta pese, repetimos, a los constantes y permanentes reclamos.

El Servicio de Justicia en nuestra ciudad ha colapsado. Hemos ingresado en un terreno en que decidimos decir bastay tratar de encarrilar la situación por el bien de nuestra comunidad. De los que necesitan urgentemente el Servicio de Justicia, por el respeto a nuestra profesión y vocación abogadil y por el estricto norte que nos marca, precisamente, el valor Justicia”.

Compartir