La Fiscalía Federal busca evitar que cierren una causa por apremios en la U7

El fiscal federal de Resistencia, Federico Carniel, recurrió en queja ante la Cámara de Casación para evitar que se cierre una causa en la que se investiga a 30 agentes penitenciarios, incluído el ex director Pedro Amargan, por apremios ilegales contra internos de la cárcel federal de Resistencia.

El Ministerio Público Fiscal decidió recurrir en queja ante la Cámara Federal de Casación Penal para que revise la decisión de la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia de confirmar la falta de mérito con la que benefició a 30 agentes del Servicio Penitenciario Federal denunciados por apremios ilegales contra internos de la cárcel federal de Resistencia. Entre los beneficiados se encuentra el ex director de la U7, Pedro Enrique Amargan, actual número 2 del Servicio Penitenciario Federal. Fue luego de que la propia Cámara denegara el recurso de Casación a la Fiscalía Federal contra la sentencia del propio tribunal de Alzada en consonancia con lo resuelto por la jueza de primera instancia Zunilda Niremperger.

En el recurso de queja, al que tuvo acceso CHACO DIA POR DIA.COM, el fiscal federal Federico Carniel consideró que la sentencia que dictó la falta de mérito fue “arbitraria” respecto de los elementos probatorios recolectados en la causa, resultando “irrazonable las apreciaciones fácticas y probatorias que realiza, negando la realidad de los hechos, circunstancia que no se condice con la regla y presupuestos de la lógica y experiencia común, ocasionando en consecuencia violaciones al cabal funcionamiento del Estado de Derecho y al recto proceder en la Administración de Justicia”.

Además, el representante del Ministerio Público Fiscal señaló que una “interpretación restrictiva” de la procedencia del recurso de Casación sería “injusta” teniendo en cuenta que el presente caso refiere a violaciones a los derechos humanos en contextos de encierro que “darían lugar a la intervención futura de tribunales supranacionales, como por ejemplo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos y, por consiguiente, la posibilidad de que el Estado Argentino sea sancionado”.

“Sobreseimiento encubierto”

En el recurso, el fiscal Carniel advirtió que la falta de mérito dictada “resulta equiparable a una sentencia definitiva” teniendo en cuenta que el caso investigado tiene lugar “en un contexto de encierro, donde los imputados conviven y tienen poder físico, fáctico y jurídico respecto de sus víctimas y de los testigos del hecho”. En ese sentido, sostuvo que la medida “constituye en rigor un sobreseimiento encubierto, dado que no aparece como posible ni como probable la incorporación de nueva prueba en la causa que alteren la situación procesal”.

“Estamos en condiciones de afirmar que la decisión en cuestión genera un agravio de imposible o muy dificultosa reparación ulterior y ello es lo que transforma o equipara a una falta de mérito en una resolución definitiva que puede ser objeto de recurso de casación”, puntualizó el representante del Ministerio Público Fiscal.

 

 

 

Compartir