“La decisión política para reactivar en mejor volumen depende de la Nación”

El titular del Centro de Empresas Constructoras, Mateo Aleman, reconoció una leve mejoría en el sector en torno a la obra pública. De las 6.800 viviendas pendientes se ejecutan dos proyectos, uno de 800 y otro de 500. Y de los 10.000 a 12.000 trabajadores desocupados, se reincorporaron algo más de 1500.

“Se empieza a ver una luz, no la que necesitamos pero al menos estamos entrando en la penumbra”, expresó.

Advertisement

El titular del Centro de Empresas Constructoras del Chaco, Mateo Aleman se refirió a los últimos indicadores que marcan una leve mejoría en la ejecución de obra pública, como balance del primer semestre; lo que representa un alivio para uno de los sectores más castigados a partir del cambio de Gobierno por el freno a proyectos de infraestructura, con importantes pérdidas económicos y de puestos de trabajo.

“Evidentemente la aguja empezó a moverse, pero no con el ritmo que pretendíamos y que la provincia necesita”, expresó Aleman en diálogo con RADIO CIUDAD y recordó que el año inició con 6.800 viviendas paradas, “no iniciadas” y que luego comenzaron con la ejecución de 800 primero y 500 después. “Estaríamos hablando de cerca de 1300 de aquellas famosas 1800 viviendas por las que quedaron más de 10.000 y 12.000 trabajadores en la calle en el Chaco”.

Celebró que en este contexto hayan indicios de reactivación, “no es el ritmo que necesita el Chaco pero nos genera expectativas mover la obra pública”.

Reiteró que las viviendas que habían reclamado a Nación fueron atendidas pero en un 10% o 15%, “de las 6.800 se están ejecutando un paquete de 800 y otro de 500 aproximadamente. Y puntualizó que en ambos casos se encuentran en la primera etapa, “con los primeros certificados de obras, con el pago de algunos anticipos pero con precios que todavía se están redeterminando”. Explicó que el precio del metro cuadrado hoy es de $15.600 y las viviendas en proceso están aún en un valor de $10.000, “hay un atraso de casi un 30% en el precio que es parte de las utilidades de la empresa”.

Aleman se reconoció de todos modos “optimista en que la Nación tenga algún tipo de generosidad por ese número tan diferencial de lo que es el precio hoy”.

“Nunca perdimos el optimismo porque estaban los procesos licitatorios, las empresas con las distintas obras adjudicadas, los usuarios de estas viviendas que no es un tema menor porque en el medio está la gente a la espera de sus casas. Pero debemos reconocer que tuvimos etapas en donde realmente hubo bastante desazón. Hoy, alguna lucecita se empieza a ver, no la luz que estamos necesitando pero al menos estamos entrando en la penumbra”, dijo.

Por último, se refirió a la situación de “una provincia históricamente postergada que en los 10 y 12 años de la anterior gestión ha tenido un volumen de obra más que importante y eso permitió un consumo desde los trabajadores hacia todo lo que genera la industria de la constricción. Hoy hablamos de 10.000 y 12.000 de trabajadores en la calle, y lo que esto genera en el consumo. Todo eso se ha perdido. De esa cantidad de trabajadores recién estamos reincorporando unos 1.500, 1600 trabajadores”.

“Hoy por hoy nuestra proyección es la espera. Ni la Provincia, y menos las empresas, manejamos la decisión política de que esto se reactive en un volumen de importancia que todos necesitamos. Esto depende pura y exclusivamente de la Nación”, aseguró.

Advertisement
Compartir