Cayó 14,3% la liquidación de divisas en el primer semestre

Las empresas exportadoras de cereales, oleaginosas y derivados liquidaron unos 478 millones de dólares la semana pasada, con lo que superaron los 11.000 millones en el primer semestre, un 14,32% menos que un año atrás.

Cosecha de soja.

Estas empresas habían liquidado unos 13.280.889.053 dólares en los primeros seis meses del año pasado y en el primer semestre de 2017 alcanzaron sólo 11.378.486.971 dólares, informaron la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

Advertisement

En la última semana, la liquidación de divisas totalizó u$s 478,45 millones, 32,58% por debajo de igual lapso de 2016, de acuerdo a CIARA CEC.

De esta manera, el desembolso por parte de los exportadores volvió a bajar por segunda semana consecutiva y confirmó la tendencia oscilante que mantiene desde comienzos de año, con 15 semanas en que lo ingresado fue menor al año anterior, y con 11 en las que fue superior.

El economista de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Matías Lestani, explicó que los productores “ven un dólar atrasado, y hasta hace una semana planchado, y saben que se tiene que ir corrigiendo hacia fin de año, lo cual les asegura no quedar descalzados en caso de movimientos cambiarios”.

Asimismo, indicó a Télam que la demora en las ventas de soja también está influenciada por “la subjetiva mirada que el productor tiene de las cotizaciones futuras, que en la mayoría de los casos le indican que el valor de sus productos va a subir”.

“Otro aspecto no menor es el efecto tributario sobre la venta. Un informe muy reciente de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA) indica que $ 74 de cada $ 100 de facturación agrícola van a manos del Estado. Esa tributación se gatilla con la venta del grano, por lo cual empiezan a jugar los equilibrios tributarios de los productores antes de tomar la decisión de venta”, subrayó Lestani.

Concluyó que “la suma de estas variables termina convenciendo al productor para que retenga su grano esperando negocios puntuales, empujados por alguna volatilidad que le permitan una mejora de ganancias”.

Precisamente el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) aumentó la semana pasada el área destinada a la soja en ese país por debajo de las expectativas de los operadores, lo que provocó alzas en el Mercado de Chicago de u$s 10 promedio.

Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires destacó en su último informe que la trilla de la oleaginosa no pudo ser finalizada durante la semana y se ubicó en 98,7% de las 18.050.000 de hectáreas cosechables con 50 millones de toneladas levantadas, producto de que las precipitaciones registradas “interrumpieron la recolección de lotes en amplios sectores del sur de la región agrícola, en donde se concentra un 75% de la superficie aún en pie”.

Aunque la entidad dio la campaña como “prácticamente finalizada”, aún restan levantar más de 200.000 hectáreas que aportarían las 500.000 toneladas que totalizarían las 57,5 millones de toneladas estimadas.

El rendimiento promedio nacional obtenido hasta el momento es 26,5 quintales por hectárea (qq/ha), lo que ubicaría la actual campaña por debajo del récord histórico de 200/11 con 31 qq/ha, pero por encima del promedio de los últimos cinco años.

En este escenario, la cotización de la soja abrió hoy en el mercado de Chicago en US$ 353,11 la tonelada, 10,55% por debajo de los US$ 394,72 alcanzados el 18 de enero último, el valor máximo del año.

La liquidación de divisas cerró 2016 en u$s 23.910,39 millones, con lo que se constituyó en la tercera mejor de la historia, detrás de los u$s 24.143,75 millones de 2014 y los US$ 25.133,39 millones de 2011.

Advertisement
VIAambito.com
Compartir