Año X | EDICION 3502 Actualizado: 23:49
Resistencia, Lunes, 28 Julio 2014

En Los Frentones

Denuncian que un joven sufrió una golpiza a manos de patota policial

Un joven de 21 años denunció que un grupo de cinco policías lo golpeó brutalmente, lo llevaron esposado al hospital y luego se dieron a la fuga. El hecho ocurrió en la madrugada del domingo pasado, en la localidad de Los Frentones, en medio de los corsos que se realizaban en el pueblo.

Nota_85f05ef6b4a1ecb7e8c54272e2766426
Los Frentones

En diálogo con CHACO DIA POR DIA, la víctima, Nelson Soria, que trabaja como sereno en un aserradero, relató que todo comenzó alrededor de las 4 de la madrugada del domingo durante los festejos por carnaval. Según contó, en un momento dado empezó a arrojarle espuma a un grupo de chicas que se encontraban en el lugar, una tradición en las celebraciones del Rey Momo. Al parecer, a las jóvenes no les gustó y comenzaron a insultarlo. Justo al lado de ellas, varios policías comenzaron a hacer lo propio contra Soria.

 

“Pendejo de mierda, dejá de tirar espuma. Te vamos a agarrar y tirar a la mierda”, fueron las palabras de los uniformados, según contó Soria, quien respondió a los insultos con palabras del mismo tenor. Cuando parecía que todo iba a quedar ahí, el joven se acercó a la cantina donde se encontró con un policía de Pampa del Infierno, a quién conocía, y le relató lo sucedido. “No me habló, no me dijo nada. Agarró y se fue. Después, cuando me doy vuelta para volver, veo que se me vienen encima cinco policías a agarrarme, al trote”.

 

Soria decidió correr. Lo hizo en dirección a su trabajo, un aserradero de la zona. Cuando vio que el portón de acceso estaba cerrado optó por ir hacia su casa, a unos 50 metros de ahí. Pero no llegó a ingresar. “Me ponen el pie y me caigo”, recordó. “Pregunté por qué me agarraron y me empezaron a patear en la cabeza, en las costillas. Ni siquiera me ponían las esposas”, contó. Al ver todo lo que ocurría, un primo suyo, de 16 años, con varios amigos se acercaron al lugar pero los uniformados lo mantuvieron alejados, apuntándoles con un arma de fuego, según contó Soria.

 

Después de la golpiza, los uniformados decidieron –curiosamente- trasladarlo al hospital de Los Frentones para luego huir del lugar, sin labrar ningún tipo de actuación administrativa que justifique tan siquiera la detención del joven. La madre se Soria, María Arias contó a este portal que al menos tres de los agresores están individualizados: uno sería de Bermejo, otro de Pampa del Infierno y otro de Sáenz Peña. Por lo pronto, la familia radicó la denuncia penal ante la fiscalía Nº3 de Sáenz Peña y ante la comisaría de Los Frentones.