Año X | EDICION 4505 Actualizado: 08:42
Resistencia, Miercoles, 26 Abril 2017

Tensión política en Quitilipi

“Se creyó un soberano”, aseguran ediles radicales que destituyeron a Casalboni

16/02/2017 Los concejales radicales Sergio Kochowiec y Nelsi Píccoli, de la línea Somos Parte, coincidieron en señalar al intendente de Quitilipi, como el único responsable de su situación; y coincidieron en sostener que éste, "por capricho o desconocimiento, no dio lugar al desempeño del Concejo".

Nota_f57e4c9d9d5581a7542c7b10e788a09c
Municipalidad de Quitilipi.

En declaraciones radiales, Kochowiec afirmó que "nosotros somos el grupo que lo llevó a él para ganar las internas" en el radicalismo quitilipense integrando la línea interna de 'Somos Parte', pero como miembro independiente.

 

En cuanto a lo sucedido en el proceso político que derivó en el desplazamiento del jefe comunal, el concejal sostuvo que "lo que vimos todo este año no ha sido un gobierno, sino un desgobierno por parte de Casalboni. Juntos elaboramos las propuestas de campaña, incluso algunas de ellas inéditas para nuestra localidad. Pero cuando llegamos a la intendencia, él no cumplió esas promesas; ni siquiera aquellas cuestiones básicas administrativas que debía enviar al Concejo para su aprobación".

 

El proceso

 

No obstante, Kochowiec reconoció que, al comienzo de su gestión, el intendente tuvo un duro enfrentamiento con el sindicato por el desplazamiento de algunos trabajadores municipales. 

 

"A partir de entonces llegaron al Concejo serias denuncias, las que derivamos a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas por unanimidad; la que, en el mes de noviembre, envió un dictamen con la irregularidades detectadas y nos intimaba a actuar tal cual lo establece la Carta Orgánica de municipios", precisó.

 

"Es decir, debíamos iniciar un proceso similar al del juicio político que figura en la Constitución del Chaco; precisamente, porque lo denunciado y auditado por la FIA, daba un resultado grave y contundente", agregó.

 

"Casalboni nunca tuvo diálogo con ninguno de los concejales, ni tampoco concurría al partido, más allá de que era una figura independiente", remarcó el edil radical. Sosteniendo que "las dos o tres veces que nos convocó, nosotros asistimos. Pero, por ejemplo, sus asesores parece que tenían la misma orden: nunca vinieron al Concejo; ni siquiera a presentar y explicar el Presupuesto. De 50 pedidos de informes, Casalboni nos contestó dos o tres, y encima incompletos; y eso es grave".

 

"Por eso tuvimos un año legislativo muy pobre; porque nos pasamos el año entretenidos con cuestiones reglamentarias que no se cumplían. Con el dictamen de la FIA, y sin tener respuestas del intendente que nunca vino al Concejo, tomamos una decisión ajustada a derecho. Por eso la destitución", argumentó Sergio Kochowiec.

 

"Cierto es que Casalboni recibió un municipio muy complicado tras la gestión de Zamora, que triplicó la planta de trabajadores; y quedaba poco margen para hacer. Pero, encima, después se hicieron nombramientos de cargos sin el organigrama correspondiente aprobado por el Concejo; es decir, en vez de buscar soluciones, el intendente complicó más las cosas", apuntó.

 

"Se creyó un soberano"

 

Por su parte, la concejala Nelsi Píccoli, coincidió con su par al describir la tarea desempeñada durante el 2016. "Fue un año de mucha incertidumbre, porque nunca tuvimos las respuestas necesarias de parte del Ejecutivo. Nos pasamos todo este tiempo en ir a pedir, semanalmente, las Resoluciones de la intendencia para conocer las decisiones que adoptaba; pero también insistir que el gabinete municipal participe de nuestras sesiones para poder informar a la comunidad", destacó. Afirmando que, "nuestra decisión fue muy difícil, pero es responsable".

 

"La noche anterior a la destitución, estuvimos reunidos con el intendente y otros referentes del radicalismo, y reconoció y asumió que nosotros nunca le quitamos el apoyo, y sí nos preocupamos de insistirle la corrección de decisiones tontas que nunca se llevaron a cabo", reveló la edil.

 

Pero después, él (Casalboni) sale ante los medios - y tiene un problema con ellos - y dice que acá hay una persecución política. Y nosotros estamos cumpliendo nuestro deber como legisladores, controlando al Ejecutivo para que la ciudadanía tenga claro qué está pasando".

 

Insistiendo en destacar que esta situación, también impacta en la población, "ante la falta de respuestas en los servicios y las obras públicas; lo que habla de una mala gestión. Y donde nosotros nunca tuvimos el espacio para poder acompañarlo; cuando acá - en este tiempo - estuvieron referentes como Peche, Cipolini y otros más".

 

"Sabemos que, en estos momentos, contamos con la antipatía de un sector del radicalismo, pero estamos cumpliendo con nuestro compromiso y responsabilidad ante los ciudadanos", dijo Píccoli. Asegurando que "Casalboni llegó a esta instancia (la destitución), porque caprichosamente no quiso darle identidad al Concejo. Creyó que era un soberano, y no lo es, fue elegido por el voto pueblo; y yo, también como representante de ése pueblo, le exijo a Casalboni que haga bien las cosas para Quitilipi".

 

 

Chaco Día por Día