Año X | EDICION 4369 Actualizado: 22:41
Resistencia, Sabado, 10 Diciembre 2016

Por la corrida cambiaria de enero

Pidieron investigar a directivos de bancos privados y de Shell

03/07/2014 Los fiscales Guerberoff y Gonella imputaron a los directivos de la petrolera y de los bancos de Galicia, HSBC, Citibank, BBVA Francés, BNP Paribás, JP Morgan y de Córdoba por atentar contra el orden económico al actuar en conjunto para generar una drástica suba del dólar el 23 de enero pasado. En cuestión de minutos, una corrida cambiaria les significó una ganancia exorbitante.

Nota_a50283f804aefe33b5704dde19228948
Estación de servicio Shell.

El fiscal en lo Penal Económico Emilio Guerberoff y el fiscal General a cargo de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, requirieron la investigación de los directivos locales de los bancos de Galicia, HSBC, Citibank, BBVA Banco Francés, BNP Paribas y  JP MORGAN Chase Bank, del Banco de la Provincia de Córdoba y de la petrolera Shell, a quienes imputaron de actuar el 23 de enero parado en "coalición" para realizar "operaciones especulativas en los mercados de cambios de divisas generando una alza de la cotización del dólar con el propósito de provocar la devaluación del tipo de cambio". La presentación de Guerberoff y Gonella, concretada a fines de junio, es el impulso de una denuncia presentada previamente por la propia Procelac ante el fuero Penal Económico.

 

El escrito pone de relieve entre otros aspectos los extraordinarios beneficios económicos que les reportaron esas maniobras al conjunto del sistema financiero y en particular a los bancos denunciados: casi 10 mil millones de pesos en el primer mes de este año frente a los 427 millones de enero de 2013.

 

En la denuncia, impulsada por la Fiscalía, intervino el Área de Fraude Económico y Bancario de la Procelac, que coordina Pedro Biscay. En las acciones especulativas, indica la presentación, actuaron como compradores el Banco de Galicia, el HSBC, el Citibank y el BBVA Banco Francés, mientras que como vendedores intervinieron el Banco de Córdoba, el BNP y el JP Morgan. Gonella y Biscay describieron que el comportamiento de esas entidades fue colusivo, con el objeto de desestabilizar el orden económico.

 

A los directivos bancarios y de Shell se les imputó el delito contra el orden financiero y económico previsto en el artículo 309 del Código Penal, que sanciona con prisión de uno a cuatro años o multa equivalente al monto de la operación e inhabilitación de hasta cinco años a quien “realizare transacciones u operaciones que hicieren subir, mantener o bajar el precio de valores negociables u otros instrumentos financieros, valiéndose de noticias falsas, negociaciones fingidas o colocación entre los principales tenedores de la especie con el fin de producir la apariencia de mayor liquidez o de negociarla a un determinado precio”.

 

La presentación de la Procelac, que recayó en el Juzgado Penal Económico N°7, a cargo de Juan Pedro Galván Greenway, citó diversos ejemplos de las subas de precios que se dieron tras la devaluación y remarcó la importancia del juzgamiento de este tipo de conductas, dado que de la protección del orden económico "depende la situación económica y social de todos los que habitan el suelo argentino, millones de personas que lejos están de obtener los réditos económicos obtenidos por los grandes operadores financieros del mercado".

 

Las maniobras, precisó la denuncia, tuvieron "un impacto directo sobre el sistema financiero y, por su intermedio, en la determinación de los precios del resto de la economía", dado el contexto de "no liquidación de la totalidad de la cosecha por parte del sector agropecuario y de fuga de capitales", dos situaciones que generaron "falta de ingreso de divisas al mercado".  A ello, se sumaron las "llamativas operaciones realizadas en el mercado minorista por la petrolera Shell y el HSBC por volúmenes y precio de cotización exorbitantes". En aquella jornada, el HSBC concretó tres operaciones de venta de dólares a Shell por más de 4,5 millones de dólares a una cotización de 8,70, cuando el día anterior había cerrado la cotización a 7,12.

 

Ganancia exorbitante 

 

La Procelac acudió al Informe sobre Bancos de enero de 2014 elaborado por el BCRA para advertir que en ese período las entidades financieras obtuvieron ganancias un 2180 por ciento mayores a las de igual mes de 2013 en el concepto "diferencia de cotización". Ganaron 9737 millones de pesos en enero de este año contra los 427 millones del primer mes del año pasado. Visto desde otro lado, la ganancia de enero de 2014 representa el 87 por ciento de todo el 2013 por el mismo concepto.

 

En este escenario, el Citibank se alzó con 733 millones de pesos, seguido por el BBVA Francés con 548 millones; el HSBC, con 356 millones; el BNP Paribas, con 198 millones; el JP Morgan, con 92 millones; el Banco de Galicia, con 51 millones; y el Banco de Córdoba, con 50 millones.

 

Aumentar la brecha

 

El estudio realizado por los funcionarios de la Procelac revela que el jueves 23 de enero se produjo un "alza drástica" en el precio de la divisa que alcanzó al finalizar la jornada los $0,61 en el mercado mayorista. La cifra contrastó notablemente con las "leves modificaciones" registradas el lunes 20 ($0,026), el martes 21 ($0.05) y el miércoles 22 ($0,25).

 

En la denuncia, la Procelac destacó 17 operaciones realizadas el 23 de enero en el mercado mayorista que modificaron la cotización del dólar, algunas de ellas inusuales, de entre 500 mil y 23 millones de dólares. Todas fueron realizadas entre las 11.20 de la mañana y tres segundos antes de las 15.00, hora de cierre del mercado. La primera operación inusual ocurrió a las 12.18 cuando uno de los bancos compró 1 millón a otra entidad a una cotización de 8 pesos. Esa compra fue consolidada por otras operaciones millonarias concretadas por otros bancos en cuestión de segundos. A las 12.26, se ofreció 8,25 pesos en una compra de 500 mil y dos minutos después, se vendió 1 millón a 8,30 pesos por dólar. Y un minuto más tarde se pagó 8,40 por dólar en otra compra de 1 millón. A esa altura, durante la mañana el aumento registraba un porcentaje acumulado del 16,81.

 

A las 12.30, el Banco Central intervino en el mercado vendiendo 4 millones a $8. Pero cuatro minutos después, uno de los bancos denunciados "reinició las operaciones especulativas con una compra de 1 millón a 8,4" a otro banco acusados que vendió la divisa. Al mismo tiempo, se concretó otra operación por 5 millones a $8,5 y, para ese entonces, el porcentaje acumulado durante el día era de 18,21.

 

El BCRA, entonces, volvió a intervenir y vendió 23 millones de dólares a $8 pesos entre las 12.36 y las 12.40 y se convirtió en el operador que, durante esa jornada, ofreció más dólares en el mercado, con 60,2 por ciento del total comercializado.

 

Para la Procelac, las operaciones realizadas por los Bancos de Galicia, Córdoba, JP Morgan, Citibank, BBVA, HSBC y BNP Parivas "reflejaron un comportamiento anormal que no guarda correspondencia con la evolución que presentaba el mercado mayorista de divisas en el correr de la semana ni tampoco al inicio de la jornada". Eso se reflejó en el cambio del promedio diario de operaciones en divisas: hasta el 23 de enero el promedio era de 184 millones y medio, mientras que ese día la cifra fue de más de 242 millones.

 

"Golpe de mercado"

 

La conducta de las entidades financieras de aquél 23 de enero, precisó la Procuraduría, es lo que se denomina una "corrida cambiaria", es decir, “una fuga intensa desde una moneda local hacia una divisa que incluye los comportamientos de manada” o “un exceso de demanda de moneda extranjera, real o aparente, motivada o no motivada”. Los conceptos de "corrida cambiaria" fueron relevados, respectivamente, por la Procelac a través de las declaraciones testimoniales de los economistas Guillermo Wierzba, director del Centro de Economía y Finanzas para el desarrollo de la Argentina (CEFID-AR), y José Pablo Dapena, director del Departamento de Finanzas de la Universidad del CEMA.

 

"Este comportamiento económico tiene un antecedente ineludible en la historia reciente de la Argentina, que es la crisis de 1989 donde por primera vez en la historia nacional se adoptó el concepto golpe de mercado para explicar cómo el poder económico propició los hechos que culminaron con la renuncia de Raúl Alfonsín al cargo de Presidente de la Nación", consideraron Gonella y Biscay en su presentación, aunque indicaron que "en los últimos años, se habrían realizado varias corridas cambiarias que pudieron ser contenidas por la acumulación de reservas que poseía el BCRA". En efecto, citaron seis corridas de entre 2007 y 2011, que tuvieron relación con hechos políticos, como las protestas del sector agropecuario del 2008.

 

La Procuraduría también realizó un análisis conceptual de las maniobras de los bancos y explicó la diferencia entre los comportamientos de manada y los colusivos. Mientras los primeros se refieren a la acción de agentes guiados por lo que hacen sus colegas, los segundos se desarrollan en economías con alta concentración, como la Argentina y por su propio poder son capaces de desestabilizar mercados.

 

"En el caso que es objeto de esta denuncia se pudo corroborar que las entidades compradoras involucradas en la maniobra son los principales actores del mercado", indicó la Procelac en base al ranking del sistema financiero elaborado por el BCRA. Entre más de cien entidades financieras, el Banco de Galicia, el BBVA Francés, el HSBC y el Citibank aparecen entre los primeros diez por patrimonio neto o por cualquier otra variable. En efecto, analizó la Procelac, en la semana del 20 al 24 de enero esos cuatro bancos "adquirieron un 58.11% de los dólares ofertados, mientras que el restante 41.89% fue comprado por todo el resto de las entidades financieras".

 

Fuente: Fiscales.gov.ar

 

 

Chaco Día por Día