Año X | EDICION 3624 Actualizado: 14:34
Resistencia, Jueves, 27 Noviembre 2014

Este jueves a las 20 hs., en Espacio INCAA

El Cine Guido Miranda estrena "Cracks de nácar" este jueves

Cracks de nácar es una película sobre un juego singular, pero también, y sobre todo, un plácido y fluido retrato de una amistad unida por el placer de la anécdota, la conversación afilada, la mirada zumbona sobre el mundo.

Nota_458d1535c9af4f3ef3e32a39d24f94e9
Crack de Nácar

La primera extrañeza que hay que atravesar es la del título, que parece en otro idioma. Crack es una voz inglesa, ya aceptada en la Real Academia Española, que significa deportista de extraordinaria habilidad. Y el nácar es una sustancia orgánico-inorgánica que se usa, entre otras cosas, para hacer botones. 

 

Segunda extrañeza: ésta es una película sobre botones (de los de la ropa, pero fuera de ella) que juegan al fútbol. ¿Fútbol con botones? Sí, pero los botones no se mueven solos sino que son movidos por Rómulo Berruti y Alfredo Serra, veteranos periodistas, amigos de larga data, eximios conversadores (y bebedores de whisky) y apasionados de los botones futbolistas. No cualquier botón es un crack, y tanto es así que los elegidos son personalizados y bautizados con nombres como Bordenave o Rojas.

 

La estructura de Cracks de nácar no carece de méritos: hay una línea narrativa acerca la preparación para un desafío inminente, un clásico sudamericano por acontecer. Y bajo el paraguas de ese distractor se da forma a lo que prevalece: la amistad y las anécdotas compartidas e individuales de Serra y Berruti. Detrás de eso se dibuja un modo de ser porteño: un modo de hablar, un modo de ver la vida en la ciudad, un modo de entender el humor y el asombro. Un modo en extinción del cual estos dos amigos son representantes cabales.

 

Cracks de nácar es una película sobre un juego singular, pero también, y sobre todo, un plácido y fluido retrato de una amistad unida por el placer de la anécdota, la conversación afilada, la mirada zumbona sobre el mundo, y con la sofisticada inteligencia (que comparten Berruti, Serra y el film) de reírse de uno mismo. Altamente recomendable.

 

"Tésis sobre un homicidio".

Y, desde las 22 hs., la esperada "Tésis sobre un homicidio", la película protagonizada por Ricardo Darín que es un éxito en espectadores. 

 

Roberto Bermúdez, especialista en derecho penal, ve alterada su vida cuando se convence de que Gonzalo, uno de sus mejores alumnos, ha sido el autor de un brutal asesinato justo frente a la Facultad de Derecho. Decidido a revelar la verdad sobre el crimen, emprende una investigación personal que pronto se transformará en obsesión y lo arrastrará inevitablemente hacia sus zonas más oscuras. Imperdible.

 

Entradas: general: $8. Menores de 12 años, estudiantes y jubilados: $4.