La recaudación aumentó 51,9% en febrero y acumula 6 meses consecutivos de crecimiento sobre la inflación

El incremento respondió en su mayoría al sostenimiento del contexto internacional favorable para nuestros principales productos de exportación. También estuvo motorizada por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva. En cuanto a los tributos ligados a la actividad económica, estos se sostuvieron en terreno real positivo, resaltando el comportamiento del IVA (+49,3% i.a.), Ganancias (+57,8% i.a) e internos coparticipados (+60,7% i.a)

La recaudación tributaria registró en febrero su sexto incremento consecutivo en términos reales, impulsada por las retenciones en un marco de precios internacionales favorables para las principales exportaciones del país.Según informó el Ministerio de Economía, en el segundo mes del año el Estado obtuvo $716.595 millones, lo cual implicó un incremento anual del 51,9% en términos nominales.

La suba continuó siendo motorizada por los tributos asociados al comercio exterior y la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, mientras que aquellos que responden a la ‘actividad económica’ sostuvieron su crecimiento en términos reales.Los tributos del comercio exterior registraron un aumento de 161% i.a, donde derechos de exportación exhibió una suba de 205% i.a.

Normalizada la dinámica de cantidades exportadas en febrero, el incremento del mes respondió en su mayoría al sostenimiento del contexto internacional favorable para nuestros principales productos de exportación.Con respecto a los tributos alcanzados por la Ley de Solidaridad, el impulso vino de la mano de la recaudación por Bienes Personales (307% i.a.).

Mientras que el impuesto P.A.I.S registró una caída en términos nominales del 20,6% i.a. La merma en la recaudación estuvo influenciada por factores de oferta y demanda:El primero responde a una mayor disponibilidad de divisas para atender el pago del aporte solidario; en cuanto al segundo, se observó una disminución del volumen de compras de moneda extranjera por viajes al exterior y atesoramiento.

Con relación a este último punto cabe destacar que, si bien existe un componente estacional de mayor demanda de pesos durante los primeros meses del año, la magnitud de la baja da indicios de una mejora en la confianza.

En cuanto a los tributos ligados a la actividad económica, estos se sostuvieron en terreno real positivo, resaltando el comportamiento del IVA que mostró un incremento de 49,3% i.a.*.
Si se hace foco en aquellos tributos que dependen particularmente del mercado interno, se destaca el aumento del impuesto a las ganancias (57,8% i.a) e internos coparticipados (60,7% i.a) El desempeño del impuesto a los créditos y débitos continúa reflejando la incidencia de la exención del cobro al sector salud.

Los impuestos asociados a seguridad social registraron una suba de 27,2% i.a., explicada particularmente por subas de Aportes Personales (27,2%) y Contribuciones Patronales y (27,6% i.a.) Ambos tributos vienen registrando una leve pero sostenida recuperación, que se refleja en la aceleración del crecimiento interanual por segundo mes consecutivo en el caso de los primeros y por quinto mes en el de los segundos. En lo que respecta a este último, incide el sostenimiento de la reducción de alícuotas de contribuciones patronales para el sector de la salud.

De esta forma, las condiciones internacionales favorables en un contexto que avanza hacia una normalización financiera dinamizando las exportaciones, la recuperación progresiva de la actividad productiva y la transición gradual de las dinámicas del mercado de trabajo continúan impulsando el crecimiento de los recursos. La mejora observada en los ingresos es esencial para fortalecer y dotar de previsibilidad al financiamiento público.